Diario Uno > Policiales > fiscal

Fiscal pidió condenar a exjefe de comisaría por sobornos a comerciantes

Fernando Fiszer, fiscal de juicio, pidió la condena de seis años para Norberto Villarreal, ex jefe de la comisaría 35 del barrio de Núñez, por sobornos.

El fiscal de juicio Fernando Fiszer pidió la condena de seis años para Norberto Villarreal, ex jefe de la comisaría 35 del barrio porteño de Núñez, y otros policías por formar una asociación ilícita dedicada a montar un sistema de recaudación ilegal con sobornos a comerciantes y trapitos.

El pedido fue hecho durante la etapa de alegatos en la cual la fiscalía no formuló cargos contra el ex jefe de policía de la Ciudad de Buenos Aires José Potocar, ni tampoco el comisario Guillermo Calviño, al evaluar que no se pudo probar la participación de ambos en la asociación ilícita.

La fiscalía también acusó y pidió al Tribunal Oral Criminal 16 que condene a cinco años y seis meses a Susana Aveni, por entonces jefa de la Circunscripción VII de la Policía Federal, y oros seis policías a penas que van de los tres años y seis meses a los cuatro años y seis meses.

A los ochos acusados los consideró también responsables del delito de "concusión", previsto en el artículo 266 del Código Penal, y pidió multas de hasta 360 mil pesos.

Para la fiscalía, funcionó una organización delictiva a través de la cual distintos funcionarios policiales solicitaban el pago de dinero a comerciantes, empresarios o vecinos en el ámbito del barrio de Núñez, a cambio de protección.

Ante los jueces Gustavo González Ferrari, Inés Cantisani y Claudia Moscato, el fiscal sostuvo que la asociación ilícita dedicada al sistema de recaudación funcionó desde febrero de 2016 en Núñez, un mes después de la asunción de Norberto Villarreal como jefe de la Seccional 35, hasta fines de agosto de 2016.

La asociación, explicó en su alegato, tenía distintos roles como ser aquellos que cobraban y retenían directamente los importes que le correspondían; los que se ocupaban directamente de la recolección del dinero de los restaurantes; y los que le exigían plata a los trapitos a quienes reclamaban entre 400 o 500 pesos a cambio de dejarlos realizar esa actividad ilegal.

Los subcomisarios por su parte facilitaban la asignación de los recursos policiales para cubrir "el esquema ilegal de vigilancia", y para Aveni y Villareal, la organización de dicha estructura.

El juicio sigue con audiencias hasta fin de mes con alegatos de las defensas y en una fecha a definir el Tribunal impondrá veredicto.

Seguir leyendo