Una mujer de 46 años fue encontrada muerta en la Ruta 7, entre Potrerillos y Uspallata, e investigan si se trató de una golpiza y un posible abuso sexual seguido de femicidio. Un hombre, de 45 años, pareja de la víctima, estaba en el lugar completamente borracho y golpeado. Sospechan que fue el autor del crimen. Lo extraño es el lugar donde ocurrió el hecho.

Fue a primera hora de la mañana de este viernes en el kilómetro 1.125 de la Ruta 7, a la altura del túnel 3, entre Potrerillos y Uspallata.

Algunos conductores que pasaron por allí fueron quienes avisaron que había dos personas tendidas en el suelo, en el costado de la ruta y que aparentemente una de ellas estaba muerta.

Personal de Gendarmería y de la Policía se trasladaron al lugar y se encontraron con la extraña escena.

Una mujer, identificada como Adela Raquel Rodríguez estaba muerta, con signos de haber sido golpeada en la cabeza, posiblemente abusada sexualmente, mientras que su pareja, Cristian Fernando Ivars estaba en el lugar completamente borracho, al punto de estar casi inconsciente, además de tener también notorios golpes en su cuerpo.

La primera hipótesis que se investiga es si se trató de un femicidio. Algo que llama mucho la atención a los investigadores es el lugar donde ocurrió, debido a que no es una zona poblada y la pareja es oriunda de Godoy Cruz.

A pocos metros de donde estaba la víctima fatal, encontraron manchas de sangre y un pedazo de tela con materia fecal.

El hombre contó que fueron a una fiesta, al salir se subieron a un vehículo, le robaron el celular, y los tiraron en esa zona. Su relato fue muy complejo, debido a que por su estado de ebriedad no se entendía lo que decía y por momentos no tenía sentido. De hecho, también dijo que no recordaba nada.

Personal de Científica trabajó en el lugar para realizar los peritajes correspondientes. La fiscal de Homicidios Andrea Lazo activó el protocolo de femicidio, ya que es la principal hipótesis.

Seguir leyendo