Diario Uno > Policiales > Máximo Thomsen

Fernando Báez Sosa: un audio de WhatsApp complica a Máximo Thomsen

Un audio de WhatsApp agrava la situación de Máximo Thomsen, imputado por la muerte de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell

Un audio de WhatsApp que se conoció en las últimas horas, complicaría aún más la situación de Máximo Thomsen, el principal acusado por el asesinato de Fernando Báez Sosa en la puerta del boliche Le Brique, en la madrugada del 18 de enero pasado en la ciudad de Villa Gesell.

"Te juro que yo estoy acá con los pibes y no lo podemos creer. Estoy re shockeado, mal. Me quiero morir", se escucha en uno de los fragmentos centrales de la grabación realizada por un joven identificado como "Juani Neme" quien formaba parte de un chat grupal de WhatsApp junto a otros chicos y chicas, que integraban algunos como "Aldi C.", "Alejo A." y "Dory", quien tendría una relación con Juan Pedro Guarino, uno de los imputados.

Te puede interesar...

Te puede interesar: La zapatilla con la que mataron a Fernando Báez Sosa pertenece a Máximo Thomsen

"Estaban en Le Brique y un chabón se le hizo el lindo a uno ahí, no sé si el que murió pero uno de ese grupo, no sé. Se le hizo el lindo a Chano Pertossi, no sé si lo conocés, es uno de Isidro. Se pelearon ahí, los sacaron del boliche y los sacaron a los pibes. Como estaba Gendarmería ahí no hicieron nada. Cuando se fue Gendarmería, se empezaron a cagar a palos de nuevo y me dijeron que Enzo (Comelli) lo tiró al piso al chabón y Machu (Thomsen) le pegó no sé cuántas patadas en la cabeza y que la última lo mató", relata el joven en el audio enviado a una amiga.

Este dato coincide con la última pericia que señaló que "la zapatilla ensangrentada hallada en la casa que alquilaban los rugbiers y que fue utilizada para ultimar a la víctima pertenece a Máximo Thomsen".

El principal acusado por el crimen de Báez Sosa se encuentra detenido en la Alcaldía N°3 de Melchor Romero junto a otros siete de los acusados de homicidio agravado por alevosía -Ciro, Luciano y Lucas Pertossi, Enzo Comelli, Matías Benicelli, Blas Cinalli, Ayrton Viollaz- y podrían ser condenados a prisión perpetua. Este jueves la fiscal Verónica Zamboni, decidió llamarlos a declarar cómo testigos mediante videollamada (lo que continuará este viernes y el lunes) para conocer su visión de los hechos.

La fiscal Verónica Zamboni, a cargo de la causa, tomará declaraciones testimoniales por videollamada a nuevos testigos que surgieron del análisis de conversaciones, audios y fotos de Whatsapp. "En septiembre se hará la requisitoria de elevación a juicio oral", señaló Diego Escoda, fiscal general de Dolores.

Entre las declaraciones que tomará la fiscal, este viernes le tocará a la novia de Juan Pedro Guarino que, al igual que Alejo Milanesi, están imputados como "partícipes necesarios" pero fueron excarcelados meses atrás por no existir las pruebas suficientes para mantenerlos detenidos.

Además, la fiscal intentará dar cuenta de la identidad de "Pipo", un chico que aparece junto a los rugbiers en la foto que se tomaron esa misma madrugada, donde aparece junto al grupo, mostrando los pulgares hacia arriba.

"A través de las declaraciones de esta semana vamos a tratar de aclarar quién es", señaló Escoda y aclaró que "claramente no estuvo en la escena del crimen".

El abogado Fernando Burlando, quien representa la familia de Báez Sosa, señaló que "este nuevo involucrado pudo haber participado del hecho". Según el abogado, es "el rugbier número 11". En esta instancia, aseguró, "hay elementos suficientes para vincularlo al proceso".

Además, el martes se llevará a cabo otro peritaje que comparará imágenes y videos para dar más nitidez a los rostros y las ropas que llevaban puestas en el momento del crimen. Se trata de una pericia facial comparativa entre las imágenes de video y las fotos de la Oficina Técnica de Identificación de Personas.

"La pericia de reconocimiento facial es determinante para estos dos imputados", señaló Burlando en referencia a la situación de Guarino y Milanesi. "A los padres de Fernando le interesa que vayan presos los que realmente tuvieron participación en el hecho", aclaró el abogado.

Los peritajes psicológicos y psiquiátricos que había solicitado, a raíz de un pedido de la defensa, el juez de garantías de Villa Gesell, David Mancicelli, todavía están pendientes, aunque no son necesarios para que la fiscal pueda avanzar con el pedido de elevación a juicio.

"Se pueden concretar en el período que hay entre la requisitoria y el juicio oral", explicó Escoda.

"Ya están las pruebas suficientes para la requisitoria de elevación a juicio", que se llevaría a cabo el año que viene, aseguró el fiscal general de Dolores, y aclaró que "por la calificación de la causa la pena que corresponde es reclusión perpetua".

En cuanto a Guarino y Milanesi, si no hay nuevos elementos la fiscal puede pedir la participación durante el juicio o bien el sobreseimiento.

Según afirmó Burlando,"hoy, como están las cosas, iríamos en contra de los ocho".