Crimen

Femicidio en San Rafael: el acusado había sido considerado "no peligroso"

Natalia Tagua es la mujer que fue víctima de femicidio este miércoles en Mendoza. Por el hecho, su ex pareja está detenida

Por UNO

El femicidio de Natalia Tagua en San Rafael posiblemente pudo haberse evitado, pero el sistema presumiblemente volvió a fallar. La mujer fue asesinada a puñaladas este miércoles en plena calle y por el hecho está detenido su ex pareja, Antonio Arturo Sáez, un hombre de 41 años.

En diálogo con FM Vos y Diario San Rafael, Sonia Páez, una amiga de la víctima señaló que ya estaba preocupada por ella. "Hacía dos semanas que yo no la dejaba asistir a la escuela, porque el tipo estaba suelto. Él había estado detenido y la justicia lo había liberado en septiembre. Tenía una prohibición de acercamiento y lo liberaron porque el psicólogo había dicho que no era peligroso y no era para tenerle temor. Y ahora, Natalia dejó tres niños discapacitados. Nosotros por eso pedimos justicia, porque sabemos que este asesino se va a hacer pasar por loco”, aseguró la mujer.

"Sabíamos lo que ella estaba pasando, lo que ella estaba viviendo y el miedo que ella tenía", añadió.

La noche de los hechos

"Cuando salen las noticias en los medios, viene mi hija y me comenta que había ocurrido un femicidio en el Constitución (barrio). Ahí nomás se nos vino a la mente Natalia, porque este tipo la hostigaba, la amenazaba. Unas horas antes yo había estado hablando con ella y él le había dicho que ‘si no era de él no iba a ser más de nadie", explicó Sonia.

femicidio en mendoza arturo saez san rafael.jpg
Arturo Saez, de 41 años, fue capturado minutos después del femicidio de Natalia Tagua, en San Rafael.

Arturo Saez, de 41 años, fue capturado minutos después del femicidio de Natalia Tagua, en San Rafael.

La mujer, muy dolida, manifestó que "este tipo no pensó en sus hijos, él es el papá de los tres y ahora los dejó tirados. Natalia quería aprender a leer, a escribir, por eso iba a la escuela. Este sinvergüenza le manejaba las tarjetas porque ellos cobraban una discapacidad por los tres chicos y otra de ella. Por eso iba a la escuela. Hacía dos semanas que yo no la dejaba ir, porque tenía miedo a que este le pegara, pero nunca pensé que llegaría a matarla. Tenía una prohibición de acercamiento y resulta que el tipo estaba a 200 metros".

"Pensamos que la había apuñalado pero que no estaba muerta, pero cuando llegamos allá nos encontramos con esta tragedia. Lo que queremos es que estas cosas no vuelvan a pasar en San Rafael, por eso pedimos Justicia por Natalia”, aseguró