Diario Uno > Policiales > femicidio

Femicidio: la cruel frase premonitoria de una mujer asesinada a golpes por su ex

"Si un día no vuelvo, hagan mierda todo", posteó María Cristina Ancaten casi como sabiendo que el femicidio era una opción en su vida

María Cristina Ancaten tenía 38 años cuando fue asesinada a golpes en el baño de una casa en Centenario, Neuquén, en pleno festejo del cumpleaños de 15 de un familiar. Apenas dos meses antes del femicidio, en sus redes sociales había publicado: "Si algún día no vuelvo, hagan mierda todo".

Esa frase que ahora parece premonitoria de su femicidio comenzó a imponerse por parte de las mujeres ante el conocimiento de cada caso de homicidio perpretado por acosadores, parejas o ex parejas.

María Cristina estaba separada de Damián Retamal desde hacía 5 meses. Estuvo 20 años en pareja con este hombre, quien resultó ser su asesino. Juntos tuvieron 3 hijos. Este fin de semana, la mató a golpes.

Los peritos del Cuerpo Médico Forense confirmaron tras la autopsia que la mujer murió por un “traumatismo de cráneo”. Su muerte se dio a eso de las 4 de la madrugada del sábado.

Según consta en la causa que sigue el Ministerio Público Fiscal de Neuquén, el hombre la "hostigó" durante el cumpleaños. Consignó que la relación que mantuvieron estuvo "signada por la violencia de género de parte del imputado hacia la mujer, tanto mientras tuvieron el vínculo como una vez terminado".

femicidio María Cristina Ancaten.jpg
Damián Retamal, detenido por el femicidio de su ex, María Cristina Ancaten

Damián Retamal, detenido por el femicidio de su ex, María Cristina Ancaten

Las declaraciones de familiares y amigos que estuvieron en la fiesta fueron clave para la reconstrucción de los lamentables hechos. "Todos los testigos hablan de que estaban los dos en el baño, que se escucharon ruidos y un golpe seco", reveló la jueza de Garantías Carina Álvarez, según publicó LM Neuquén.

Una sobrina declaró que el acusado salió del baño con la víctima en sus brazos y dio varias versiones diferentes sobre cómo se había golpeado. En todas le echaba la culpa a ella por estar "borracha".

Pese a sus intentos, la Justicia lo imputó por homicidio doblemente agravado por el vínculo y por femicidio y le dictó prisión preventiva por seis meses.

Según dijeron de la organización Mujeres de la Matria Latinoamericana de la provincia, Cristina ya lo había denunciado por violencia de género sin encontrar protección en el Poder Judicial ni en las comisarías, donde "desestiman las denuncias porque nuestras vidas no valen".

Seguir leyendo