Policiales
Ocurrió en inmediaciones del barrio La Ripiera, de San Rafael. Los parientes del joven al que iban a arrestar armaron tal revuelta que éste logró escapar de nuevo.

Familiares de un fugado ahuyentaron a la policía con golpes, un Dogo y agua hirviendo

Por UNO

Lo que se inició como una medida en búsqueda de un adolescente con pedido de captura, terminó en

una verdadera odisea para efectivos de la Unidad Investigativa de San Rafael, en inmediaciones del

barrio La Ripiera, según publicó el

Diario de San Rafael.

La orden de detención la emitió el Juzgado Penal de Menores, contra un sujeto con

antecedentes que en septiembre próximo cumplirá los 18 años.

El chico se encontraba en una vereda cercana a una casa que sería de sus padres, y al

advertir la presencia de los investigadores intentó eludirlos para evitar la captura. La policía

quiso sacarlo del inmueble y de allí comenzaron a salir familiares del chico, quienes sin ningún

reparo aplicaron golpes de todo tipo a los uniformados, quienes ante esa situación no lograron, en

ese momento, aprehender al adolescente.

Uno de los protagonistas de las agresiones instó a un perro dogo a atacar a un efectivo, y el

animal siguió las órdenes de su dueño, por lo cual el policía recibió mordeduras en su pierna.

Pero el inusitado y violento episodio continuó, ya que una mujer -informaron fuentes de

Investigaciones al meido de San Rafael- arrojó agua hirviendo contra los policías. Y como a río

revuelto ganancia de pescadores... el menor que buscaba la policía aprovechó la arremetida de los

familiares  y se fugó.

La Comisaría Octava realizó otros allanamientos para atrapar al chico, que tiene antecedentes

de delitos contra la propiedad y robo agravado por uso de arma de fuego.

Dejá tu comentario