Diario Uno > Policiales

Explotó un artefacto frente a las oficinas de LAN en Neuquén

NEUQUÉN, 3 febrero (NA) -- Un artefacto explosivo fue detonado hoy frente a la fachada de lasoficinas de la empresa aérea LAN en la ciudad de Neuquén y provocó destrozos, aunque sin causar

daños personales.

Te puede interesar...

El atentado fue reivindicado a través de panfletos por un grupo que emitió consignas de tono

anarquista, que tendría origen en Chile.

La explosión se produjo cerca de las 5.30 en las oficinas situadas en Irigoyen al 500, de

esa capital provincial, y el hecho fue reivindicado por un grupo que se presentó como la "Brigada

Internacionalista Insurreccionalista Rebelde de Jacinto Arauz", por intermedio de una importante

cantidad de panfletos.

El estallido en las oficinas situadas en pleno centro de la ciudad provocó destrozos en el

frente y la mampostería de las instalaciones.

En los panfletos, según indica la prensa local, se incluyeron proclamas de corte anarquista

como "libertad de todos los presos y presas del mundo" y "fin del capitalismo".

"En víspera de un doble VICENTENARIO (sic) (celebración del traspaso del poder de la

Aristocracia española a la `Aristocracia criolla`) y la complicidad de los estados

argentino-$hilenos; decidimos ejecutar un segundo atake a Lan $hile (uno de los símbolos de la

explotación y control social, enmascarado como un servicio en pro del bienestar material)", reza el

panfleto de tres párrafos.

Los responsables del atentado también llamaron "a prender fuego a los carceleros traidores

del proletariado y defensores del poder y cualquier manifestación represora que intente coartar o

eliminar toda posibilidad de autonomía en territorios falsamente definidos como `territorios

privados", rezan los papeles arrojados en el lugar.

La Policía llegó al lugar y tras constatar importantes daños encontraron una mochila, que

habría contenido el explosivo de importante poder.

La aerolínea argentina de origen chileno ya había sufrido un atentado similar en agosto

pasado en sus oficinas de Cerrito y Paraguay, en la zona céntrica de Buenos Aires.

En esa oportunidad, el atentado fue reivindicado por un grupo anarquista chileno llamado

"Células Revolucionarias Brigada Mauricio Morales", el cual reclamaba la liberación de dos chilenos

detenidos en Neuquén, por el crimen en su país de un efectivo de los Carabineros.