Femicidio en Tucumán

Ex guardiacárcel asesinó a su pareja y a su hijo: condenado a prisión perpetua

Por el femicidio de su pareja y el crimen de su pequeño hijo, un ex guardiacárcel fue condenado a prisión perpetua en Tucumán, aunque los cuerpos de las víctimas nunca aparecieron

Por UNO

Un ex guardiacárcel fue condenado a prisión perpetua por el femicidio de su pareja y el crimen de su hijo, cometidos en 2016 y cuyos cuerpos no fueron aún hallados, al cabo de un juicio llevado adelante por un Tribunal Oral en lo Criminal de Tucumán que aclaró en el fallo que si el hombre revela dónde ocultó a las víctimas reconsiderará la pena impuesta, informaron este jueves fuentes judiciales.

El condenado es Roberto Carlos Rejas, de 31 años, ex guardiacárcel y Perito Criminalístico de la Policía tucumana, quien fue hallado culpable de los asesinatos de Milagros Avellaneda, de 26 años y de Benicio, de 2, hijo de ambos.

Seguir leyendo

El fallo unánime de los jueces Stella Maris Arce, Alicia Freidenberg y Eduardo Romero Lascano se conoció en la noche de este miércoles en los tribunales penales de la capital tucumana, a cinco años de que madre e hijo fueran vistos por última vez.

Los magistrados resolvieron condenar a prisión perpetua a Rejas por los delitos de "homicidio agravado por violencia de género y alevosía" y dispusieron que permanezca bajo prisión preventiva por seis meses hasta que la sentencia quede firme.

En tanto, el fallo aclara que si el condenado decide aportar datos acerca de dónde se encuentran los cuerpos de la mujer y el niño, se reconsiderará la pena impuesta.

En el mismo veredicto, los jueves absolvieron a Estefanía Ávila, actual pareja de Rejas, y a Marcelo Fabián Gómez, quienes habían llegado al debate acusados por el delito de encubrimiento agravado.

De acuerdo con la investigación del caso, Milagros y Benicio fueron vistos por última vez el 28 de octubre de 2016 cuando salieron de su casa, ubicada en el Barrio Lola Mora, donde ambos vivían junto a otro hijo de la mujer y a su madre Amalia Ojeda, abuela de los niños.

Según se determinó en la causa, madre e hijo estuvieron en la zona del Parque 9 de Julio a bordo del auto de Rejas, a quien la mujer le reclamaba que reconociera al hijo de ambos.

En ese momento, Milagros le envió mensajes a una amiga, en los que le manifestaba que Rejas la estaba golpeando.

Esa fue la última actividad que se registró en el celular de la joven, quien al igual que el niño perdió desde ese día contacto con todos sus allegados.

Para los investigadores, fue en ese momento en el que el ahora condenado los asesinó e hizo desaparecer los cuerpos.

Tucumán La mujer y el niño asesinados por el ex gaurdiacárcel.jpg

De la pesquisa surgió que también ese día Rejas apagó su celular y lo prendió siete horas más tarde.

En el marco de la causa, la justicia realizó allanamientos en la casa de Rejas y en su vehículo, donde se encontraron machas de sangre, que el acusado dijo que pertenecían a un chancho.

Sin embargo, las pruebas realizadas dieron positivo en sangre humana, aunque como la cadena de ADN estaba incompleta no se pudo determinar con certeza a quién pertenecían las muestras.

Te puede interesar Campana: dos hombres detenidos por el asesinato de un adolescente

Otro elemento que resultó importante para la investigación fue que las pericias realizadas al teléfono de Rejas revelaron que horas después de la desaparición de Milagros y su hijo el hombre buscó en Google desde su celular: “descomposición rápida de cadáver”.

La fiscal Estela Giffoniello, quien había pedido prisión perpetua para Rejas, sostuvo en sus alegatos “hay muchos elementos que lo acusan, quiso realizar una coartada que no le salió, contando con ayuda para realizar el encubrimiento”.

Te puede interesar Una mujer cayó con el auto 4 metros en la costa de Mar del Plata

Por su parte, la abogada querellante alegó que “Rejas demostró su odio a Milagros y no quedó ahí solamente, sino que también extendió su odio a Benicio”.

Tras conocer el fallo, Amalia Ojeda, madre y abuela de las víctimas, dijo estar conforme, aunque lamentó: “La familia de Rejas está completa" y la suya "incompleta".

Amalia Ojeda, madre de Milagros y abuela de Benicio, le pidió al asesino que revele donde ocultó los cuerpos.jpg

"Necesito una tumba donde llorar, saber dónde dejó los cuerpos”, expresó la mujer.

Temas relacionados: