El policía que fue baleado en San Rafael, cuando acudió al llamado de una mujer por amenazas de muerte de su ex pareja, está internado en terapia intensiva del Hospital Schestakow en muy grave estado. Indicaron que hay que esperar su evolución en las próximas horas.

Seguir leyendo

Pavéz fue llevado al hospital por un móvil policial, y al ingresar lo llevaron directo al quirófano para realizar la limpieza de la zona y evaluar los daños que sufrió.

Los médicos constataron que tenía comprometido un riñón, además de sufrir una perforación en los intestinos delgados y gruesos, por lo que hicieron un procedimiento para evitar que sufra una infección.

Los especialistas indicaron que Pavéz está con pronóstico reservado, y que es fundamental que evolucione en las próximas horas.