Policiales Viernes, 23 de marzo de 2018

Era amigo de los Wachos Atrevidos y asegura que lo "embocaron" con un asesinato

Brandon Sotelo (19) es el único sospechoso de matar a un patovica de una fiesta. Dice que no estuvo en el hecho y apuntó contra quienes serían los autores. El fiscal sostiene otra versión.

"Quiero que se sepa la verdad por mi hijo y por la familia del muerto, porque le están vendiendo un fantasma". Nancy Rojas está convencida de que su hijo, Brandon Sotelo (19), no fue el asesino de un joven que custodiaba una fiesta en Las Heras en julio de 2017. Desde su casa, donde cumple prisión domiciliaria, el acusado y su madre expusieron una versión basada en la traición de su grupo de amigos.

Brandon Sotelo era parte de los llamados Wachos Atrevidos, una banda liderada por hermanos de apellidos Díaz e hijos de una pareja narco con base en el barrio 26 de Enero. Su actividad principal: cometer innumerables robos de autos.

Todo cambió en julio, cuando la banda estuvo apuntada por el asesinato de Gastón Gordo Pilo Álvarez (27), quien hacía las veces de patovica en una fiesta denominada San Lorenzo Fest. "La fiesta en realidad era organizada por Carlos Gutiérrez, quien tiene bronca de mujeres con Luciano Díaz -uno de los líderes de los Wachos Atrevidos-", comenzó relatando Nancy.

"Luciano le pagó a un joven llamado Lucas Denaro y a un medio hermano de mi hijo llamado Mauro Villalongo para que mataran a Gutiérrez, pero se equivocaron y le dispararon al otro pibe que no tenía nada que ver", continuó.

Luciano Díaz ha tenido constantes roces con la Justicia.
Luciano Díaz ha tenido constantes roces con la Justicia.

Según la versión del único imputado que tiene el expediente, sus propios amigos lo vincularon al asesinato cuando él no tenía nada que ver. "A mí me detuvieron con Lucas doce días después del hecho. A él lo largaron ahí no más pero a mí no. Yo le dije que le diga al fiscal la verdad, fue él quien disparó desde su auto Mercedes Benz", explicó Brandon.

La tesis de la familia es que Denaro, al ser hijo de un ex policía, logró un arreglo para ser sobreseído en el expediente. "Todos los testigos dicen que estaba el Mercedez Benz en el que él anda. Hasta un sobrino del muerto nos dijo que se acuerda del auto, del disparo y nada más", agregó.

El sobrino de la víctima, que estuvo en el hecho, dialogando con Sotelo.
El sobrino de la víctima, que estuvo en el hecho, dialogando con Sotelo.

La presencia de este vehículo está corroborada con testimonios en el expediente, pero el fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello sostiene que el disparo fatal lo ejecutó Brandon Sotelo desde una moto roja de su propiedad -ver más abajo-.

"Hay diez personas que acusan a mi hijo porque están pagados. Él se puede haber equivocado porque se juntó con gente que no se tenía que juntar, pero lo meten preso porque somos pobres y es el eslabón más débil de la cadena", aseguró la madre del sospechoso.

El joven se encuentra privado de su libertad en su casa con el sistema de tobillera electrónica ya que fue golpeado y amenazado en la cárcel de San Felipe: "Cuando yo declaro toda la verdad y digo que Luciano mandó a Lucas y a Mauro a cometer el hecho me pegaron en la cárcel. También la Belén Diaz -madre de Luciano- nos amenazó". "Hago responsable al fiscal de lo que le pase a mi hijo adentro o afuera de la cárcel", agregó su madre.

"Mi declaración la tenían que respaldar mis amigos que son testigos, pero a ellos los apretaron. Si siempre estábamos juntos y ahora mintieron", concluyó.

Los Rojas mostraron distintas conversaciones por las redes sociales que, según ellos, confirman su coartada. Una es con un sobrino de la víctima fatal que estuvo presente en el hecho y asegura que el disparo se realizó desde el Mercedes Benz -luego en el expediente no declaró eso-.

La otra es con Carlos González, el hombre a quien supuestamente iba dirigido el ataque, quien afirma que tiene broncas con Luciano Díaz.

González confirmó que tuvo relaciones con la novia de Luciano Díaz.
González confirmó que tuvo relaciones con la novia de Luciano Díaz.

Incluso hay una grabación de una conversación entre Nancy Rojas y Lucas Denaro donde este último le promete que le pagará un abogado para sacar a su hijo de la cárcel. "¿Por qué me quiere poner un abogado si supuestamente no tiene nada que ver", cuestionó la mujer.

"A mi hijo le secuestraron el teléfono y le sacaron todos los datos. Si a él le encuentran que cometió un asalto que lo pague porque lo hace sin necesidad. Yo trabajé toda la vida para que no le falte nada. Pero no que pague un homicidio porque yo no crié un asesino", finalizó la progenitora.

La versión oficial

Al ser consultado sobre el caso, el fiscal Pirrello enumeró las pruebas que complican a Sotelo en el asesinato del Gordo Pilo. Si bien confirmó que los testigos ubican el auto de Lucas Denaro en el lugar del hecho, afirman que el disparo salió de una moto roja y describieron al asesino con las características físicas de Sotelo.

"Cité a todos sus amigos y ninguno corroboró su versión. La prueba fuerte es contra Brandon Sotelo, los testigos que declararon inmediatamente ponen su nombre en la causa. Todo está avalado por un juez de Garantías que le dio prisión preventiva", argumentó el magistrado.

Con respecto a Denaro, el investigador judicial aseguró que si bien pudo haber estado en el lugar del hecho no tuvo intervención en el homicidio. "De hecho realicé un allanamiento hace pocos días y secuestré varias armas, en busca de detectar si alguna es la que participó del hecho. Por ahora no hay nada firme que lo vincule al disparo, excepto la declaración del imputado", detalló.

Por otro lado, el titular de Homicidios aseguró que en los teléfonos secuestrados, tanto a Sotelo como a Denaro, aseguró que hay conversaciones que complica al primero de ellos con el homicidio. Hasta se impulsó un nuevo expediente ya que hablan sobre robos de autos, venta de drogas y manejo de armas de fuego.

Gastón Álvarez fue matado en un enfrentamiento donde tenía nada que ver.
Gastón Álvarez fue matado en un enfrentamiento donde tenía nada que ver.

Crimen en la San Lorenzo Fest

El Gordo Pilo se encontraba en una fiesta clandestina llamada San Lorenzo Fest, que se realizó el 2 de julio pasado en la esquina de calles Guido y San Juan. Los organizadores de este evento tenían broncas de vieja data con los Wachos Atrevidos, según sostienen los investigadores.

La víctima fatal nada tenía que ver en esa rencilla, sino que se encontraba en la puerta de la casa controlando el ingreso de los jóvenes, es decir, haciendo las veces de patovica. Para el fiscal, Sotelo pasó por el lugar y comenzó a efectuar disparos, hiriendo fatalmente a Gastón Álvarez.