Policiales Viernes, 9 de noviembre de 2018

En un nuevo juicio, condenaron a la mitad de la pena a una pareja que corrompió a sus siete hijos

El aberrante hecho ocurrió hace cinco años en San Martín. Habían recibido 20 años, pero la Corte anuló el fallo. Ahora los condenaron a 10 años.

Uno de los casos más aberrantes de abuso sexual a menores en el Este provincial volvió a tomar vida este viernes. Por orden de la Suprema Corte de Justicia, se volvió a realizar un juicio contra una pareja y otro hombre acusados de aberrantes hechos contra los siete hijos del matrimonio. Los acusados volvieron a ser condenados pero por la mitad de años que la vez anterior.

La pesadilla salió a la luz en 2013. En una casa del barrio San Pedro, ubicado en el departamento de San Martín, residía una pareja junto a sus siete hijos: dos niñas de 13 y 12 años y cinco chicos de entre 1 y 11 años.

Según sostuvo la pesquisa, M.B. (40) y M.G. (37) -se reservan sus identidades para no revelar las de las víctimas- eran cómplices y hasta promovían todos los actos aberrantes que ocurrían dentro de la propiedad. Traían a personas al domicilio para que violaran a sus hijas mayores a cambio de mercadería.

Los abusos eran cometidos delante de los cinco infantes y a la vista de los progenitores, quienes también les exhibían videos pornográficos. La situación llegaba hasta tal punto que los pequeños intentaban reproducir las escenas que veían con sus hermanas, según relató una de ellas en cámara Gesell durante la investigación.

Además de los delitos de índole sexual, las víctimas presentaban estado de abandono y signos de maltratos físicos, tal como relataron distintos testigos del entorno familiar.

En el expediente no sólo quedaron detenidos los progenitores de los meqnores si no también Walter Héctor Cueito Ibáñez (48), un amigo de la familia que abusó sexualmente de las niñas.

El caso llegó a juicio a mediados de 2015. Más precisamente el 8 de julio, Cueito fue condenado a 19 años de cárcel por dos abusos sexuales y los padres de las víctimas a 20 años por varios delitos, entre ellos corrupción de menores y promoción de la prostitución, ambos agravados por el vínculo, y facilitación de pornografía a menores.

La defensa de los acusados interpuso un recurso que terminó prosperando en la Suprema Corte de Justicia. Los ministros consideraron que el fallo era nulo porque la descripción de los hechos no estaba del todo clara. En detalle, explicaron que en los fundamentos se incluía a uno de los niños en los abusos sexuales cuando en realidad no fue víctima de ese delito.

Tres años después, este viernes, los acusados volvieron a sentarse en el banquillo de acusados. En esta ocasión se resolvió todo en forma rápida ya que el fiscal Oscar Sívori y los defensores llegaron a un acuerdo para realizar un juicio abreviado.

Los imputados admitieron su autoría en los hechos, por lo que no fue necesario volver a evacuar las pruebas del expediente. Por este motivo recibieron penas cercanas a las mínimas que contemplan las calificaciones legales y que representan la mitad o menos de la condena anterior.

Cueito fue sentenciado a 8 años de cárcel por abuso sexual con acceso carnal y abuso sexual gravemente ultrajante, en tanto que M.B. y M.G. recibieron 10 años de prisión. El fallo queda firme ya que no se permite recurrirlo cuando se resolvió en un proceso abreviado.

Más noticias