A pasos de ir a juicio

Empresario acusado de violar a su sobrina pidió la domiciliaria pero seguirá alojado en la cárcel

El hombre de 44 años que tiene comercios en Palmares está imputado por un abuso sexual que habría ocurrido hace 12 años. Si bien estuvo con arresto en su casa, perdió el beneficio hace unos meses tras romper la pulsera electrónica

Estuvo en prisión domiciliaria, perdió el beneficio tras romper la pulsera electrónica del Servicio Penitenciario y ahora quiso volver a recuperarlo pero la Justicia le dijo que no. Un empresario acusado de abusar sexualmente a su sobrina hace 12 años continuará alojado en la cárcel hasta que se realice el juicio en su contra.

El lunes pasado estaba previsto que comience el debate contra el hombre de 44 años imputado por abuso sexual gravemente ultrajante y corrupción de menores, todo agravado por ser encargado de la guarda de la víctima -arriesga una pena de 8 a 20 años-. Sin embargo, el debate se suspendió por una licencia de la fiscal de Delitos Sexuales Virginia Rumbo y se reprogramó para el 8 de junio, según comentaron fuentes judiciales.

Ante esta situación, la defensa del empresario solicitó la prisión domiciliaria. De hecho, hasta junio pasado se encontraba cumpliendo el arresto en la casa de unos amigos pero perdió el beneficio tras romper la tobillera de GPS con la cual el Servicio Penitenciario controlaba su ubicación. Desde entonces, se encontraba cumpliendo la prisión preventiva en la cárcel.

En una audiencia que se realizó el jueves, el fiscal Gustavo Stroppiana -subroga a su colega- se opuso a la solicitud de la defensa y en ese mismo sentido falló el juez Ariel Spektor. Tras esta resolución, el presunto abusador continuará alojado en la penitenciaría hasta que a mediados de junio se resuelva si es culpable o inocente.

Diego D'ascanio.jpg

Abuso sexual

El expediente tuvo su origen en agosto de 2019 a través de una denuncia que se presentó por escrito. Una joven de 23 años aseguró que fue vejada por su tío hace 12 años aproximadamente. La chica relató que cuando era menor de edad se quedaba a dormir frecuentemente en la casa de su tía ya que su madre debía trabajar y no podía cuidarla. En esa instancia, el esposo de su tía aprovechaba para tocarla en sus partes íntimas y mostrarle videos pornográficos.

El sospechoso tiene un local en el centro comercial Palmares, negocios del rubro gastronómico y es conocido en el ambiente del golf. Con un cúmulo de pruebas, entre ellas el informe psicológico que avala el relato de la víctima- fue imputado por abuso sexual gravemente ultrajante y corrupción de menores, todo agravado por ser encargado de la guarda de la víctima.