Un empresario acusado de abuso sexual que estaba con arresto domiciliario fue enviado a la cárcel tras romper la pulsera electrónica. La secuencia ocurrió hace una semana y ahora un juez ratificó que el hombre quede alojado en el penal.

El hombre de 44 años -se reserva su identidad para resguardar a la víctima- está detenido desde mediados de abril luego de que una de sus sobrinas denunciara que la abusó sexualmente hace 12 años. Sin embargo, consiguió rápidamente la prisión domiciliaria alegando que padece hipertensión y que nunca ha recibido tratamiento al respecto.

Seguir leyendo

La jueza Patricia Alonso le dictó la prisión preventiva en modalidad domiciliaria al menos hasta que un informe del Cuerpo Médico Forense (CMF) constate efectivamente si padece ese problema de salud. El empresario acusado de abuso quedó alojado en la casa de unos amigos con una pulsera electrónica que monitoreaba sus movimientos.

Diego Dascanio 3.jpg
El acusado de abusar a su sobrina tiene un comercio en Palmares.

El acusado de abusar a su sobrina tiene un comercio en Palmares.

Fuentes ligadas al caso detallaron que todo cambió el 7 de julio pasado, cuando el Servicio Penitenciario constató que rompió el artefacto de GPS. Cuando las autoridades llegaron al lugar lo trasladaron al Hospital El Sauce ya que estaba exaltado.

En ese hospital consideraron que era un estado de nervios y no recomendaron que quedara alojado allí. Los policías decidieron regresarlo al domicilio, pero el hombre les dio la dirección de la casa donde residía antes de ser detenido, donde viven sus hijos menores de edad y por eso no cumple el arresto domiciliario allí.

Luego de estos incumplimientos, la fiscal de Delitos Sexuales Virginia Rumbo ordenó que quede alojado en la cárcel. Esta decisión fue apelada por la defensa a través de un control jurisdiccional, pero el juez Diego Flamant avaló el encarcelamiento del empresario en una audiencia realizada este miércoles.

Diego Dascanio 2.jpg
El empresario acusado de abuso sexual a su sobrina volvió al penal.

El empresario acusado de abuso sexual a su sobrina volvió al penal.

Abuso de menores

El expediente tuvo su origen en agosto de 2019 a través de una denuncia que se presentó por escrito. Una joven de 23 años aseguró que fue vejada por su tío hace 12 años aproximadamente. La chica relató que cuando era menor de edad se quedaba a dormir frecuentemente en la casa de su tía ya que su madre debía trabajar y no podía cuidarla. En esa instancia, el esposo de su tía aprovechaba para tocarla en sus partes íntimas y mostrarle videos pornográficos.

El sospechoso tiene un local en el centro comercial Palmares, negocios del rubro gastronómico y es conocido en el ambiente del golf. Con un cúmulo de pruebas, entre ellas el informe psicológico que avala el relato de la víctima- fue imputado por abuso sexual gravemente ultrajante y corrupción de menores, todo agravado por ser encargado de la guarda de la víctima.