Policiales Martes, 24 de julio de 2018

El sospechoso por el triple crimen de Maipú lloró cuando lo trasladaron a la Comisaría

Le dijo a la Policía que había ido a jugar al fútbol, pero luego se quebró y rompió en llanto. Es el único detenido por la muerte de dos mujeres y un nene de 4 años en Maipú.

Exequiel Ledesma, único detenido y sospechoso del triple crimen de Maipú, se quebró en llanto poco después de ser subido a un móvil de la Policía para trasladarlo a la Comisaría 10, donde quedó detenido.Tiene 23 años, le dicen Richard, y trabaja en el rubro de la construcción. Era novio de Karen Arenas, de 22 años, quien fue encontrada degollada. Junto a ella estaba su madre, Alejandra Ferreyra, de 48 años, y su sobrino Yariel Bruno, de 4 años, también asesinados a puñaladas.Cuando la Policía trabajó en la manzana F del barrio Bandera Argentina, de Maipú, en la madrugada del lunes, requisó también la casa de la familia Ledesma, ubicada a media cuadra de donde ocurrió la masacre.Los investigadores hablaron con el joven y este les dijo que había ido a jugar al fútbol, y que luego estuvo en el lugar una vez que se conoció la tragedia. Pero en su casa encontraron sus zapatillas con sangre, lo que hizo que se convirtiera en el principal sospechoso.Le dijeron que debían llevarlo a la Oficina Fiscal N° 10 para tomarle declaración, y en el momento que lo subieron al móvil rompió en un profundo llanto. Algunos que lo vieron sostuvieron, desde su experiencia, que fue con un cierto sentimiento de responsabilidad por lo ocurrido.Una vez en la Comisaría 10 fue arrestado. De allí la foto que se conoció de Exequiel, quien estaba esposado a unos barrotes con bolsas en sus manos.Eso se realiza para proteger pruebas o indicios que pueden encontrarse en sus manos, como manchas de sangre, lesiones o incluso piel de las víctimas debajo de sus uñas. La medida de las esposas es para evitar que intente limpiarse las manos, a veces incluso con orina.Luego de las pericias que realizaron en sus manos fue alojado solo en una celda.

Las víctimas. El pequeño Yariel Bruno, su tía Karen y su abuela Alejandra. Su mamá Vanesa los encontró muertos al regresar al hogar.
Las víctimas. El pequeño Yariel Bruno, su tía Karen y su abuela Alejandra. Su mamá Vanesa los encontró muertos al regresar al hogar.
Tomando muestras. Frente de la vivienda del barrio Bandera Argentina, donde quedó el auto de Alejandra Ferreyra. Foto: Maxi Ríos / Diario UNO.
Tomando muestras. Frente de la vivienda del barrio Bandera Argentina, donde quedó el auto de Alejandra Ferreyra. Foto: Maxi Ríos / Diario UNO.
Minucioso. Policía Científica trabaja en el domicilio del barrio Bandera Argentina, sitio del triple crimen de Maipú. Foto: Maxi Ríos / Diario UNO.
Minucioso. Policía Científica trabaja en el domicilio del barrio Bandera Argentina, sitio del triple crimen de Maipú. Foto: Maxi Ríos / Diario UNO.

Más noticias