Policiales Sábado, 28 de julio de 2018

El Rengo Aguilera volvió al banquillo por las amenazas a su ex

El ex líder de la barra brava del Tomba está acusado de amedrentar a su ex pareja. Está preso y cumpliendo condena de dos años y medio por lesiones leves dolosas.

Comenzó a ser juzgado ayer nuevamente el Rengo Aguilera por el delito de amenazas en perjuicio de su ex pareja. No es la primera vez que se sienta en el banquillo de los acusados por ese delito: el año pasado también lo hizo.

En esa oportunidad la Corte anuló el juicio y ordenó uno nuevo. Más allá de la sentencia, el acusado tendrá que cumplir una condena de dos años y medio de prisión que estaba en suspenso.

El ex líder de la barra brava de Godoy Cruz ingresó a la sala 1 de los tribunales provinciales, donde se inició el debate, a cargo del juez penal Marcos Pereira.

El año pasado había sido condenado por el delito de lesiones leves dolosas y se lo absolvió por amenazas. La Corte anuló una parte de la sentencia, la absolución por las amenazas y mandó a hacer un nuevo juicio.

Ayer se realizó audiencia preliminar en donde la defensa planteó un criterio de oportunidad y sostuvo que la acción penal estaba extinguida porque hubo una solución de conflicto entre la víctima y el imputado.

"El Ministerio Público explicó que la solución del conflicto es improcedente en los casos de violencia de género. El juez hizo lugar y coincidió con el Ministerio Público rechazando el pedido de la defensa y ordenó que se realice el nuevo juicio", dijo Mónica Fernández Poblete, fiscal de la causa.

La fiscal explicó que no ha sido fijada aún la fecha pero será en los próximos días. "La denunciante se encontraba en una relación desigual de poder, es decir que existía violencia psicológica, física y simbólica respecto de ella y por lo tanto se considera un caso de violencia contra la mujer", señaló Fernández Poblete.

El 30 de marzo de 2017 Aguilera se dirigió a un barrio privado ubicado en Carrodilla donde vive su ex pareja y madre de sus hijos. Ambos protagonizaron una discusión que fue subiendo de tono y en la que la mujer terminó lesionada. Una versión indica que el acusado la golpeó, en tanto que la defensa asegura que el hombre se cayó al suelo tras ser empujado por la mujer y la agarró para mantener la estabilidad.

Lo cierto es que la víctima salió corriendo a la calle y pidió ayuda a una guardia de seguridad del barrio, quien se convirtió en testigo en el expediente. Si bien la mujer declaró en ese entonces que Aguilera la amenazaba con mensajes de texto, luego le bajó el tono a su testimonio durante el juicio oral y público.

La fiscal mandó al sospechoso a la cárcel en Boulogne Sur Mer tras imputarlo por lesiones y amenazas.

Más noticias