Policiales Jueves, 30 de agosto de 2018

El Rengo Aguilera, otra vez a pasos de sufrir una condena

Se trata del nuevo juicio por violencia de género que ordenó la Corte. Ahora, la víctima admitió haber sido amenazada por el ex barrabrava de Godoy Cruz.

Una vez más, la situación judicial de Daniel Rengo Aguilera es complicada. Este martes se terminaron de rendir las pruebas que lo juzgan -por segunda vez- por presuntas amenazas a su pareja. El ex jefe de la barrabrava de Godoy Cruz podría recibir penas que aumenten su estadía en la penitenciaría.

El debate había comenzado el 27 de julio pasado, pero las audiencias se fueron postergando y recién el martes de esta semana se terminó de rendir las pruebas correspondientes. Se trata de los mismos testimonios que se vertieron en el debate del año pasado, entre ellos, el del guardia de seguridad del barrio donde ocurrió el hecho y el de la víctima.

Este último testimonio fue fundamental. Según comentaron fuentes judiciales, a diferencia del debate pasado la víctima admitió haber sufrido lesiones y amenazas por parte del Rengo Aguilera. La mujer dijo que ahora no tenía miedo de declarar, ya que había negado los hechos el año pasado.

Con respecto a las amenazas, que es lo que se está discutiendo en este proceso, confirmó que recibió mensajes de Whatsapp por parte de Aguilera en tono amenazante, que estaba con un funcionario judicial en ese momento haciendo la denuncia y que pidió que se hiciera un acta sobre el contenido de los textos.

El juicio continuará el jueves 13 de septiembre con los alegatos. Allí se enfrentarán las posturas de la fiscal de Violencia de Género Mónica Fernández Poblet, quien puede pedir penas de 6 meses hasta 2 años, y del abogado defensor Octavio de Casas -después de muchos años, el Rengo dejó de estar representado por el bufet de la familiar Venier-.

En caso de que el juez Marcos Pereira lo encuentre culpable, se podrá sumar la condena a los 6 meses que recibió en el juicio pasado y a los 2 años y medio que le dictaron en 2013 por abuso de armas de fuego. En ese caso, incluso perdería la chance de obtener la libertad condicional en un futuro ya que sería declarado reincidente.

Por orden de la Corte

El 30 de marzo de 2017, Aguilera se dirigió a un barrio privado ubicado en Carrodilla donde vive su expareja y madre de sus hijos. Ambos protagonizaron una discusión que fue subiendo de tono y terminó con la mujer lesionada. La víctima salió corriendo a la calle y pidió ayuda a una guardia de seguridad del barrio, quien se convirtió en testigo del expediente.

La fiscal mandó al sospechoso a la cárcel de Boulogne Sur Mer tras imputarlo por lesiones agravadas por violencia de género y amenazas, aunque finalmente fue condenado sólo por lesiones leves en un juicio realizado a los pocos meses.

La fiscal Fernández Poblet apeló el veredicto y la Suprema Corte de Justicia le dio la razón: ordenó que se realice un nuevo debate sólo para determinar si también debía ser condenado por las amenazas.

Vale destacar que además de sus deudas con la Justicia provincial, Aguilera está detenido por una investigación federal de narcotráfico.

Más noticias