Policiales Lunes, 10 de septiembre de 2018

El presunto ladrón abatido por un policía tenía tres impactos de bala

Sucedió en una vivienda de Dorrego. Tres hombres ingresaban por un balcón y se encontraron con el efectivo armado.

Momentos de dramatismo se vivieron en la madrugada del domingo en la casa de un policía, que se enfrentó a tres hombres que habían irrumpido en su propiedad, al parecer con fines de robo. El efectivo terminó matando a uno de ellos, mientras los otros escaparon.

La secuencia se produjo alrededor de las 2 de este domingo, en una vivienda de calle Brandsen, en la zona de Dorrego, Guaymallén. Allí descansaba junto con su pareja un oficial ayudante de la fuerza -se reserva su identidad por seguridad-, cuando escuchó ruidos extraños y la rotura de un vidrio. El uniformado se levantó y se dirigió a un sector de su casa donde hay un balcón, y allí se encontró con tres sujetos que estaban escalando.

El policía entendió que estaba ante delincuentes y con su arma reglamentaria los enfrentó. En su declaración señaló que había dado la voz de alerta para identificarse como miembro de la fuerza.

Las personas que querían ingresar a la propiedad comenzaron a bajarse ante la reacción del efectivo. Querían escapar, pero uno de ellos terminó en el piso sin reacción. Presentaba tres impactos de bala -en el cuello, en la clavícula y en el brazo- que le causaron la muerte. Los otros huyeron con rumbo desconocido.

El uniformado llamó al 911 para dar aviso sobre lo sucedido. Los médicos que asistieron constataron el

fallecimiento del muchacho que había quedado herido. A partir de ese momento se dio intervención a la Fiscalía de Homicidios.

Identificación e investigación Horas después del hecho, en la fiscalía, a cargo de Claudia Ríos, se logró

identificar al fallecido. Se trata de Lucas Quiroga (26), domiciliado en Godoy Cruz y con algunos antecedentes, entre ellos un robo agravado en poblado y en banda, hecho ocurrido en mayo del año pasado.

Además, registraba una causa por lesiones graves dolosas del 2013. El policía que lo mató dio su testimonio ante la fiscal, y brindóuna v declaración informativa, situación intermedia entre ser acusado o testigo.

Luego de relatar todo lo que pasó, se decidió que quedara en libertad ya que en principio habría actuado justificadamente y se trataría de un homicidio en legítima defensa. Esta calificación no prevé penas en el Código Penal. Más allá de estas primeras presunciones, se espera una serie de medidas más para determinar sí realmente el policía actuó para defenderse.

Si esto queda probado, el expediente será archivado. Distinto podría ser el panorama si los investigadores entienden que hubo un exceso de legítima defensa, que sí está penado.

Mientras, el uniformado está bajo algunas medidas de seguridad dispuestas ante una posible venganza.

En paralelo se investiga también el paradero de los otros hombres que acompañaban a Quiroga, quienes habrían planeado un asalto.

Una versión indica que escaparon en un vehículo Renault 11 marrón.

Se espera la declaración de algún testigo que pueda aportar características de ellos, más el trabajo de inteligencia de los pesquisas para dar con estos sujetos. Esto lo investiga la Fiscalía de Robos Agravados.

Susto en la pareja

Además de lo traumático que se vivió en el lugar por el asalto y la posterior muerte del presunto ladrón, la mujer del policía debió ser trasladada al Hospital Central bajo un fuerte estado de shock, sumado a que está embarazada.

En el nosocomio de calle Alem la revisaron y le informaron que no había ningún tipo de complicación,

por lo que pudo regresar junto con su esposo.