Policiales Martes, 9 de octubre de 2018

El líder de "Los Monos" inició una huelga de hambre en la cárcel

Ariel "Guille" Cantero, líder de la banda de narcotraficantes rosarina "Los Monos", quien se encuentra detenido en la Penal de Ezeiza, inició una huelga de hambre en protesta contra un presunto "hostigamiento" por parte de los efectivos del Servicio Penitenciario Federal a cargo de su custodia.

De acuerdo a la denuncia de Cantero y su abogado defensor, Carlos Edwards, los agentes penitenciarios los "filman permanentemente" con una cámara portátil, lo que significa "una violación de su intimidad".

Cantero elevó a través de su abogado una queja al Tribunal Federal Oral 3, a cargo del juicio en su contra, para informar sobre el inicio de la huelga de hambre "como forma de protestar ante el constante y sistemático hostigamiento que está padeciendo por parte del personal del servicio penitenciario de Ezeiza, y por la privación y violación de sus derechos como interno".

En la actualidad, el líder de "Los Monos" es juzgado por videoconferencia en los Tribunales Federales de Rosario en la causa conocida como "Los Patrones", por delitos supuestamente cometidos por la organización que comandaba.

Según informó el diario La Capital de Rosario, las filmaciones que se realizan sobre Cantero responden a una orden de registrar en video todos sus movimientos y, a raíz de que las cámaras que están instaladas en el penal de Ezeiza no registran todos los lugares de detención, se adoptó con Cantero la filmación portátil.

El líder de Los Monos está sospechado de ordenar desde la cárcel algunos de los ataques contra edificios del poder judicial en Rosario.

No obstante, para la defensa del acusado, ese seguimiento es "excesivo y vejatorio", y dijo que el informe de la autoridad penitenciaria contiene "falsedades e inexactitudes".

"La sola circunstancia de que mi defendido es seguido permanentemente por los agentes penitenciarios que filman, ya resulta suficiente como medida de seguridad, por lo que el registro fílmico deviene innecesario", sostuvo Edwards.

El abogado denunció que este seguimiento "vulnera la intimidad" de Cantero porque lo registra "hasta cuando ingresa en el baño, en el momento que concurrió al médico que debía revisarlo o cuando se entrevista con su defensor".

También cuando recibió la visita de su mujer y sus hijos menores de edad "a pesar de que en el salón de visitas hay una cámara de vigilancia instalada en el techo del mismo".