Los animales murieron

El conductor de una camioneta chocó con dos caballos que estaban sueltos en la Ruta 40 en Luján

El hombre indicó que viajaba en su camioneta junto a su esposa desde San Carlos hacia una feria para ir a buscar verduras. Relató que en un segundo se le cruzaron dos caballos y no pudo evitar el impacto

Por UNO

El conductor de una camioneta y su esposa se salvaron de milagro luego de embestir a dos caballos que se les cruzaron repentinamente cuando circulaban por la Ruta 40, en Luján. El hombre indicó que no tuvo tiempo para evitar el impacto. No saben de quién son los animales ya que no tendrían marcas.

El accidente ocurrió en la Ruta 40, a la altura de la bodega Chandon, en Agrelo, Luján, en la madrugada de este lunes, cuando Fernando Castro y su esposa circulaban en su camioneta Ford Ranger. Contó que viajaba desde La Consulta, en San Carlos, hacia una de las ferias de frutas y verduras para comprar y llevar hacia el Valle de Uco.

"Iba por la Ruta 40 a 75 u 80 kilómetros por hora y de repente sentí el golpe. No me dio ni tiempo para verlos, salieron de la mano derecha de una finca", relató Castro. Insistió: "Sentí el golpe y frené. No me dio tiempo a nada, todo ocurrió en segundos". A pesar del fuerte impacto, él y su esposa resultaron ilesos.

accidentes en mendoza ruta 40 agrelo lujan caballos.jpg
Los dos caballos que fueron embestidos por la Ford Ranger en la Ruta 40, en Luján, quedaron muertos al costado del camino.

Los dos caballos que fueron embestidos por la Ford Ranger en la Ruta 40, en Luján, quedaron muertos al costado del camino.

►TE PUEDE INTERESAR: En vivo: combaten un foco de incendio el el Challao y tienen controlado el fuego en Luján

Dijo que se dio cuenta que eran caballos cuando se bajó de su vehículo. En ese momento los animales todavía estaban con vida, pero en muy mal estado y poco después murieron.

Poco después llegó la Policía al lugar y a simple vista no le habían encontrado marcas a los caballos, por lo que no pueden determinar de quién son. Mientras, la Ranger de Castro quedó completamente destruida y esperaba la llegada de una de sus hijas para que irse del lugar.