Policiales Viernes, 27 de julio de 2018

El asesinato de Conchi Arregui será contemplado como un femicidio

El fiscal del caso modificó la imputación contra Roberto Audano (70) y le sumó el agravante de violencia de género. Restan pocas medidas para llegar al juicio.

Asesinada. Concepción Arregui. 

Cuando restan pocas medidas para finalizar la investigación por el asesinato de la chilena Concepción Arregui (59), el fiscal del caso decidió cambiar la calificación y sumarle el agravante de violencia de género.

Este viernes, el investigador de Homicidios Gustavo Pirrello modificó el avoque del expediente, que estaba caratulado como homicidio agravado por el vínculo, y le agregó el agravante de violencia de género, es decir, que ahora será contemplado como un femicidio.

Fuentes judiciales explicaron que tras el análisis de las pruebas del caso, sobre todo de las declaraciones testimoniales, se entiende que Roberto Audano (70) asesinó a su pareja por un motivo de violencia patrimonial.

En detalle, el fiscal cree que la decisión homicida del acusado nació porque estaban en un proceso de separación y, como la vivienda donde vivían era propiedad de la víctima, el hombre iba a quedar en la calle. En cambio, con el hecho de sangre consumado intentó quedar como el único heredero del domicilio.

Audano fue notificado en la tarde de este viernes sobre la nueva imputación que tiene, aunque técnicamente esto no producirá mayores cambios en caso de ser condenado en un juicio ya que la única pena para ambos agravantes es la prisión perpetua.

El fiscal está a pasos de solicitar el cierre de la etapa investigativa primaria y esperar que un juez de Garantías avale la decisión de sentar a Audano en el banquillo de acusados en un debate oral y público. Para esto resta un peritaje psicológico del sospechoso.

Audano está en el penal mientras espera el debate. Foto: Horacio Altamirano / Diario UNO.

Audano está en el penal mientras espera el debate. Foto: Horacio Altamirano / Diario UNO.

Larga búsqueda

Arregui y Audano vivían juntos en una casa en la zona de Las Compuertas, en Luján de Cuyo. El 5 de febrero pasado, el hombre la llevó hasta el oculista y luego hasta unos terrenos que quería comprar. Bajo este ardid, ingresó en un camping y la ultimó de dos disparos.

Según confesó el acusado, la maniató y metió el cadáver en una bolsa de dormir, que luego envolió con una carpa. El asesino ató un balde de cemento al bulto y lo arrojó al interior del dique Potrerillos.

Días después se presentó ante la Justicia y confesó todo, pese a que los pesquisas ya sospechaban de él. Fue imputado por homicidio y quedó alojado en el penal.

El cuerpo fue hallado el 25 de marzo, tras varios días de búsqueda que incluyeron la participación de buzos.

Dejanos tu comentario