Diario Uno > Policiales > Chacras

Dueño de heladería de Chacras: "Todavía estoy temblando"

El propietario de Helados de Chacras contó su experiencia tras sufrir un robo en su local, donde cuatro delincuentes rompieron todo además de llevarse dinero

"Todavía estoy temblando". Esta frase resume lo que aún está sintiendo Héctor Salgado, el dueño de Helados de Chacras, quien contó el violento robo que sufrieron en su local del distrito lujanino, a donde ingresaron cuatro delincuentes armados y se llevaron la recaudación, además de destrozar todo lo que encontraron a su paso.

El hecho sucedió el martes a la noche en el local de calle Darragueira esquina Los Ranchos, de Chacras de Coria. A menos de 24 horas de lo sucedido, Héctor trata de mostrarse entero por su familia y este miércoles de feriado abrió la heladería como cualquier otro día. "Todo esto lo hago por mis hijos y mis nietos. Pero estos tipos te quitan todas las ganas y el orgullo te queda por el piso", relata sin perder las esperanzas de que se pueda frenar la ola de delitos. De hecho, reconoce que tiene buena relación con la policía y que suelen patrullar ese radio de manera frecuente. "Aunque no pueden estar todo el día parados en mi puerta", dice.

Te puede interesar...

La familia Salgado arrancó con Helados de Chacras hace 40 años y Héctor no se imagina otra actividad para encarar a esta altura de su vida. Se lamenta por los 20 robos que ya ha sufrido en todos estos años pero asegura que no es el único comerciante que ha pasado por una situación similar. De hecho, él es vicepresidente de la unión vecinal y afirma que recibe denuncias a diario de los propietarios de la zona. Todos están cansados pero no pueden bajar los brazos porque vienen de un duro año de pandemia.

A esta altura, Héctor agradece que no hayan habido clientes en el momento del robo y no deja de pensar cómo seguir sin tener que apelar a medidas más drásticas. "¿Qué nos queda? ¿Irnos a otro lugar?", se pregunta como si estuviese en un callejón sin salida.

El martes a la noche sólo estaba uno de sus hijos, Fernando (41) y un empleado (32), quienes fueron sorprendidos por cuatro sujetos armados prácticamente a cara descubierta, sólo con tapabocas. Al parecer, la banda llegó en un Renault Clio color plateado. Del local, se llevaron $15.000 y objetos personales de los dos hombres asaltados, para luego darse a la fuga.

Las actuaciones quedaron a cargo de la Oficina Fiscal 15 de Comisaría 47.