Policiales Lunes, 13 de agosto de 2018

Dramático: anciano golpeado y atado en un asalto en su casa

Pedro Brunetti (87) fue atacado en su vivienda en Dorrego. Le pegaron y lo encerraron en el baño para robarle.

Momentos de suma angustia e incertidumbre vivió un anciano en su casa en Dorrego, Guaymallén, con la irrupción de tres delincuentes que lo ataron y lo golpearon. Mientras revolvían todo para ver qué robaban, llegó la policía y los detuvo gracias al llamado de un vecino. El caso tiene detenidos a cuatro hombres.

El asalto se concretó en la noche del sábado en una vivienda de calle Guayaquil, aunque horas antes los malvivientes hicieron un "trabajo" previo para saber con quién se encontrarían en la propiedad. A don PB (87) le tocaron la puerta y le preguntaron si allí atendía un traumatólogo. La respuesta fue que no, ya que en el lugar residen sólo él junto a su esposa, quien había salido.

El hombre pensó que fue una equivocación y nunca imaginó lo que luego vendría. Es que minutos después se encontró en el interior de su hogar con tres sujetos que lo tomaron por la fuerza, le pegaron y lo ataron de pies y manos. Le pedían insistentemente dinero y en un momento lo encerraron en el baño y comenzaron a revolver todo en busca de objetos de valor. Parecían tener la situación bajo control y el tiempo a su favor, sin embargo la llegada de policías complicó sus planes.

Es que un vecino sintió ruidos extraños en el techo e inmediatamente llamó a la Comisaría 45, ubicada a escasas cuadras del lugar. Al parecer los ladrones se metieron a la casa de Brunetti por un patio y rompieron una puerta para entrar.

Los uniformados arribaron y subieron a lo alto de la propiedad del vecino, que les señaló que el sujeto que veían no vivía ahí. Tras esto los agentes se dirigieron a la casa de la víctima y se enfrentaron con los delincuentes, logrando reducirlos. El apoyo llegó muy rápido y en segundos se llenó de móviles.

Fueron detenidos Matías Robledo, Mario Gómez y Brian Casatte, todos jóvenes que no llegan a los 30 años. Les encontraron una carabina calibre 22.

Una vez en la seccional, en la requisa a uno de ellos le hallaron un juego de llaves del anciano asaltado, su documento, dinero que habían logrado sustraer y una tarjeta de crédito.

El cuarto sospechoso fue atrapado minutos después, ya que la policía detectó que los detenidos tenían un teléfono Nextel y alguien buscaba comunicarse con ellos. A Nahuel Escudero lo interceptaron en Laprida y Guayaquil, de Dorrego, a bordo de un taxi. Los investigadores entienden que este hombre esperaba en la zona que los otros tres cometieran el robo para escapar los cuatro. En principio, el taxista no formaría parte de la banda, pero quedó en calidad de aprehendido por llevar una licencia de conducir falsa.

Los presuntos autores del hecho quedaron imputados por robo agravado por el uso de arma de fuego, en poblado y en banda. Trascendió que todos tienen antecedentes e incluso algunos con condenas.

En cuanto a la víctima, fue asistida por médicos en su domicilio. Presentó alguna lesiones, ninguna de gravedad, aunque sí se encontraba en un fuerte estado de shock por lo vivido. El caso lo investiga el fiscal Gustavo Fehlmann, de la Fiscalía de Robos Agravados y Hurtos.