Policiales Domingo, 5 de agosto de 2018

Di Césare va a juicio por el femicidio de Julieta González

La defensa del acusado apeló dos veces la elevación a debate de la causa, pero la Justicia ratificó lo dispuesto por la fiscalía.

Una vez más la Justicia falló en contra de Andrés Di Césare (23), acusado de asesinar a Julieta González (21) en septiembre del 2016. Se confirmó que el joven irá a juicio por femicidio.

Desde marzo de este año la fiscal Claudia Ríos busca cerrar la investigación primaria, sin embargo una y otra vez se encontró con oposiciones, nulidades y apelaciones de la defensa. Desde cuestionamientos por determinadas pruebas hasta la objeción en cuanto a la calificación del hecho postergaron la confirmación del debate de la causa. Tres jueces debieron intervenir y mediar frente a los planteos.

Esta primera batalla judicial parece haber llegado a su final este viernes, luego de que la jueza Lucía Motta avalara el segundo pedido de la fiscalía de elevación a juicio.

En junio el abogado Fernando Lúquez se había mostrado en disidencia, ya que entendía que faltaban dos declaraciones de importancia propuestas por la defensa. El pedido fue atendido por el juez Gonzalo Guiñazú, para que se realizaran las testimoniales como última medida.

Una de ellas fue la del padre del imputado. Además se aportaron fotos con las que intentaron establecer la coartada de que el sospechoso estaba en Tupungato al momento del asesinato.

Ni estas imágenes ni las declaraciones cambiaron el rumbo del expediente para los investigadores. Las fotos pueden haber sido en un momento del día, no implicando que Di Césare estuvo toda la jornada en el Valle de Uco, señalan los pesquisas. Respecto a las declaraciones, apreciaron contradicciones entre los testigos.

Tras esto, Claudia Ríos volvió a mandar el expediente a debate, pero llegó otra apelación. La audiencia se realizó el lunes pasado y los defensores pidieron anularla porque aseguraban que no estaban preparados, ya que habían sido notificados 24 horas antes. La jueza Motta no hizo lugar y continuó con el proceso, Tampoco estuvo de acuerdo con la presentación de más testigos y el análisis de un celular. Respecto a la oposición a la elevación a juicio, pasó a un cuarto intermedio. Aquí la defensa asegura que hubo cambios en la imputación (femicidio), lo cual es negado por la fiscalía.

Finalmente, la magistrada desestimó el pedido del representante de Di Césare y ordenó que se ponga fecha para el juicio. Ante tantas negativas de parte de la Justicia, se espera que la defensa ya no insista y acepte que el imputado se siente frente a un tribunal.

El sospechoso está acusado por femicidio, con pena única de perpetua. Una de las maniobras de sus abogados fue que el caso sea caratulado como un homicidio simple -sin violencia de género-, con el que tendría una condena de 8 a 25 años.

Búsqueda y pruebas

El cuerpo de Julieta González fue hallado el 27 de septiembre de 2016 en Cacheuta. Tenía golpes y estaba maniatado. La chica era buscada desde el 21, luego de que su familia perdió todo contacto con ella.

Di Césare fue detenido un par de semanas después. En su teléfono había consultas sobre cómo deshacerse de un cadáver y hasta cuándo se podía hacer un ADN a un feto.

Esto porque el acusado y la víctima tenían una relación y ella le había dicho que estaba embarazada, aunque era falso. Rastros genéticos del acusado se encontraron en las uñas de la joven, lo que indicaría que se defendió ante el ataque.

Dejanos tu comentario