Policiales Martes, 27 de noviembre de 2018

Denunció que su hija fue secuestrada y abusada

Romina Miranda contó que su niña sufrió vejaciones por parte de un individuo de más de 50 años, quien habría violado la domiciliaria.

Una mujer denunció que su hija de 12 años fue secuestrada y abusada en General Alvear. Romina Miranda, la mamá de la víctima dialogó con Diario UNO y contó detalles del conmovedor caso.

"Te da mucha impotencia y dan ganas de hacer justicia por mano propia. Cuando salía de la fiscalía el tipo (la señora contó que se llama Hugo Quiroga, alias El Piojo y tiene más de 50 años) andaba en la Kangoo en la que se llevó a mi hija y la justicia no hace nada", dijo angustiada.

Miranda relató que el caso está a cargo de la fiscal Ivana Verdún y del subrogante doctor Martín Castro.

"Él contactó a mi hija en el club Argentino, a media cuadra de mi casa, adonde ella acompañó a mi otro hijo. Le dijo que tenía pinta de jugadora, que estaba armando un equipo en el merendero Circunvalación y que iba a tomar pruebas", dijo.

Siguió contando que "vino mi hija a decirme que le iban a tomar una prueba y yo le negué el permiso. Pasó el domingo enojada conmigo y el lunes, que era feriado, mi hija me pidió permiso para ir a la casa de una abuelita a la que le hace los mandados y nunca llegó a la casa de la abuelita. El tipo la esperó en la esquina de un kiosco, la subió a una camioneta y la llevó a una cabaña de la calle 5".

Dio detalles escabrosos. "Le mostró pornografía infantil, le tocó el cuello, la tocó por todos lados y le dijo una sarta de cosas. A todo esto mi hija se asustó, salió corriendo de la cabaña, el tipo la siguió y la volvió a meter en la Kangoo. Mientras cerraba la puerta de la cabaña mi hija se escapó por la otra puerta de la camioneta y salió corriendo. Ella recuerda que era un campito con muchos árboles", señaló.

"Al no darle alcance le soltó un pitbull y un dogo. Ella logró tirarse a un canal y los perros la siguieron. Llegó a una calle adonde apareció un peugeot 504 rojo con vidrios polarizados rojo y se le tiró en la trompa del auto para que la pudieran auxiliar. Este matrimonio declaró en la causa. La subieron al auto y la trajeron hasta la esquina de mi casa porque ella estaba tan asustada que no me quería contar nada", afirmó.

"El martes contó todo en la escuela, hice la denuncia y en ningún momento a mi hija le tomaron declaración, ni le hicieron análisis ni la revisó un médico", se quejó.

"Me dijo el fiscal que está en una etapa investigativa y exigí que me dieran una copia del expediente. Quiroga tiene prisión domiciliaria, lo que menos hace es eso y la excusa el fiscal es que no hay pulsera electrónica y la policía debe pasar cada tanto para ver si se encuentra este sujeto ahí", aportó.

"Cuando hice la denuncia empezó el suplicio con la justicia, hicieron un allanamiento, le secuestraron celular y computadora, estuvo 2 días en el calabozo y le dieron arresto domiciliario. ¡Es una vergüenza porque se maneja con una impunidad!", dijo.

La mujer contó que el miércoles a las 10 le harán la Cámara Gesell a su nena.

Más noticias