Recién corrían las primeras horas de Navidad cuando Dante Torres (24) cayó tendido al suelo. Acababa de recibir una certera puñalada en el pecho que le quitó la vida. El único sospechoso por el crimen en San Rafael sostiene que se defendió, pero por ahora no le creen.

Ángel Quiroga Campos (21) aseguró que su contrincante le apuntó con un arma de fuego aquella madrugada del 25 de diciembre cuando estaba en la casa de su novia, en la localidad de Cuadro Benegas.

Te puede interesar...

Incluso algunos testigos, que para la Fiscalía son dudosos, ratificaron la versión de que Torres esgrimió un revólver en medio de la discusión.

Esto avala la hipótesis de una legítima defensa por parte de Campos, quien vio peligrar su vida y se defendió con un cuchillo. Así lo solicitó este martes el representante legal del detenido ante el juez Gabriel Ravagnani.

En la otra esquina del ring judicial, el fiscal departamental Javier Giaroli –subroga a su colega Andrea Rossi- pidió la prisión preventiva bajo la calificación de homicidio simple. Es decir: se trató de un asesinato sin ningún tipo de atenuante.

El juez se inclinó por esta última versión y sostuvo la detención en el penal de Ángel Quiroga, quien arriesga una pena que va desde los 8 hasta los 25 años de prisión.