Policiales Martes, 28 de agosto de 2018

Creen que la víctima mintió sobre el robo de 500 mil dólares en Las Heras

En las primeras horas de la investigación, distintos elementos obtenidos por los pesquisas apuntan en ese sentido.

Con las primeras horas de investigación comenzó a diluirse la denuncia que realizó un efectivo penitenciario el lunes por el presunto robo de 500 mil dólares ocurrido en un domicilio en Las Heras.

Desde un primer momento, a las autoridades les sorprendió que una persona pueda obtener esa cantidad de plata -aproximadamente 16 millones de pesos al cambio de hoy-. Ante esto, la víctima había explicado que ganó un concurso de la empresa petrolera Shell.

A los pesquisas no sólo les llamó la atención que no existe públicamente un concurso de esa empresa que entregue semejante recompensa, sino que también es dudoso que el pago se haga en efectivo y no con una transferencia bancaria.

Además, el denunciante comenzó a mostrar contradicciones en algunos puntos. Por un lado, primero dijo que el dinero lo había obtenido pocos días antes pero luego indicó que el premio se lo habían otorgado hace dos meses aproximadamente.

Otro elemento que mencionaron los pesquisas policiales es que el hombre se encuentra de licencia en su trabajo penitenciario ya que presenta un parte psiquiátrico, lo que aumenta las sospechas de que se trate de un delirio más que de una realidad.

Más allá de que por estas horas la hipótesis más fuerte apunta a una mentira, el expediente se sigue investigando para terminar de descartar el caso. Lo cierto es que la fiscal de Robos y Hurtos Florencia Díaz Peralta se declaró incompetente ya que se trata de un delito correcional -un hurto simple- y pasó a manos del fiscal Tomás Guevara.

Extraña denuncia

En la tarde del lunes, un efectivo penitenciario de 48 años aseguró que fue se retiró de su domicilio ubicado en el barrio Juan Agustín Maza, ubicado en Las Heras. Siguiendo su relato, al retornar faltaba una caja fuerte donde tenía 500 mil dólares en efectivo.

El hombre apuntó contra la familia de su concubina ya que particularmente su suegro es la única persona que tenía llaves del domicilio y los ingresos no se encontraban forzados.