Policiales Viernes, 16 de noviembre de 2018

Confirmaron la preventiva para la mujer acusada de fingir el secuestro de su hija

Graciela Beatriz Herrera (42) y otras dos mujeres de la banda apelaron la medida, pero la Justicia confirmó el procesamiento. Arriesgan hasta 25 años de cárcel.

Pese a intentar quedar desligados del caso, la Justicia confirmó la detención preventiva contra una mujer acusada de fingir un secuestro con su hija para quitarle dinero en efectivo a su esposo. Otros dos integrantes de la presunta organización delictiva también recibieron un revés judicial.

Graciela Beatriz Herrera (42), Natacha Soledad Juri (29) y Johana Estefanía Adaro (25) presentaron recursos de apelación al procesamiento por el hecho ocurrido el 30 de mayo pasado, donde un hombre terminó entregando 20 mil pesos en efectivo para volver a ver con vida a su esposa -Herrera- y a su hija de 3 años -ver más abajo-.

Por el lado de la madre de la pequeña, su defensa planteó que su nombre no figura en las escuchas telefónicas que las autoridades realizaron por varios meses para desbaratar a la banda. Agregaron que las únicas pruebas que la comprometen es la testimonial de un hombre que dice haberla trasladado por pedido del Moneda -otro de los acusados- y que tenía en su teléfono el contacto de Adaro, agendada bajo el nombre Pía.

Además, en su declaración indagatoria colaboró con la investigación, se ha presentado ante la Justicia y no tiene antecedentes penales.

Por el lado de Adaro, quien sería amiga de Herrera, su abogado defensor alegó que en las declaraciones de los dos hombres detenidos en la causa se vislumbra que sólo se comunicaron entre ellos y no queda clara la función que tuvo en los hechos.

Finalmente, los representantes legales de Natacha Juri interpretaron que no está acreditado que planeó el autosecuestro junto a Herrera y que, en todo caso, si la niña fue captada con su madre no se afectó su libertad por lo que se trataría de una estafa o extorsión y no de un secuestro.

Si bien en una escucha telefónica Juri se jacta de haber formado parte de la banda, sus abogados defensores explicaron que luego aclaró que lo hacía en tono de broma.

En contraparte, el fiscal federal Dante Vega consideró que se trató de un hecho de extrema gravedad ya que al padre le llegaron fotos de la niña con un arma en la cabeza y maniatada, que las escuchas telefónicas determinaron que el hecho ocurrió en la casa de Juri y que un taxista declaró que trasladó a las presuntas víctimas y vio como se saludaban normalmente con los secuestradores.

La Cámara Federal de Mendoza rechazó los recursos de apelación presentados por las defensas y confirmó los procesamientos con prisión preventiva para los sospechosos. Están imputados como coautores de secuestro extorsivo agravado por ser la víctima menor de edad, el cobro del rescate y en concurso de tres o más personas -arriesgan de 10 a 25 años de prisión-.

El secuestro

El 30 de mayo pasado, un hombre recibió un llamado telefónico donde le indicaban que tenía a su esposa y su hija secuestradas. Los delincuentes captaron a las víctimas en Las Heras y le exigieron al padre de familia 200 mil pesos para volver a verlas con vida.

Si bien el hombre dijo no tener esa suma de dinero, logró acordar que entregaría 20 mil pesos en efectivo. Tomó contacto con los secuestradores en las inmediaciones del Mendoza Plaza Shopping y los siguió hasta el barrio Suyai, donde hizo efectivo el pago. Las rehenes fueron liberadas a los pocos minutos en la lateral del Acceso Este y Olavarría.

En los primeros días de agosto, Roberto Moneda Garrieta (27), Natacha Juri y Hernán Barroso (24) fueron capturados por personal policial. Pocos días después descubrieron que la madre de la menor en realidad presuntamente no era víctima sino cómplice, por lo que fue detenida junto a su amiga, Johana Adaro.

Más noticias