En total, tres chicos aspiraron monóxido de carbono en el departamento que la mujer le alquilaba a uno de ellos. El vicepresdicente Julio Cobos, decano de la UTN en ese entonces, colaboró con la investigación.

Condenaron a una mujer a pagar $182 mil a dos familias por unos jóvenes que murieron en 2002

Por UNO

La propietaria de un departamento fue condenada a pagar más de $182 mil a las familias de dos delos tres jóvenes que fallecieron en 2002 por aspirar monóxido de carbono cuando se encontraban en

el interior del inmueble que le alquilaba a uno de ellos.

Así lo estableció en un fallo la titular del Séptimo Juzgado Civil Rosana Moretti, quien

además indicó que dicha suma debe ser abonada en un plazo de diez días de haber sido dictada la

sentencia.

Los demandantes señalaron que uno de los jóvenes alquiló a la mujer (el 1 de febrero del

2002) un departamento ubicado en la planta baja del edificio sito en la calle Lamadrid 325 de la

Quinta Sección, en Ciudad.

El 20 de junio del mismo año fue visitado por dos amigos quienes se recostaron en horas de la

siesta mientras que él, en cambio, decidió ir a tomar una ducha.

En la demanda se indica que existían graves desperfectos en el calefón instalado en la

propiedad lo que unido a que el departamento carecía de la infraestructura necesaria para lograr

una correcta evacuación de gases, produjo que el monóxido ocasionara la muerte de los ocupantes de

la propiedad tal como surge de las necropsias realizadas en su momento en el Cuerpo Médico Forense.

Ello -siempre según la demanda- fue ocasionado porque la propietaria dio en alquiler un

inmueble que no cumplía con los requisitos mínimos exigidos por el Código de Edificación, a saber:

los metros cubiertos mínimos, rejillas de ventilación y salidas de la chimenea del calefón.

Imputa responsabilidad a la demandada tanto por su incumplimiento del contrato como por la

responsabilidad que le cabe como propietaria o guardiana del departamento en cuestión.

Una de las víctimas era alumno de la UTN, siendo decano Julio Cobos

Uno de los jóvenes que perdió la vida tenía apenas 20 años y era oriundo de San Rafael al

igual que otro de los muertos, con quien se conocían desde que eran niños. La tercera víctima era

de nacionalidad chilena y los tres trabajaban en una confitería ubicada en la peatonal Sarmiento

entre San Martín y 9 de Julio, de Ciudad.

El primer muchacho había decidido estudiar ingeniería electrónica y cursaba el primer año de

la Universidad Tecnológica Nacional que en ese entonces tenía como decano al actual vicepresidente

de la Nación, Julio Cobos.

Apenas el decano tomó conocimiento del trágico suceso concurrió en forma personal hasta la

calle Lamadrid para interiorizarse sobre los pormenores que rodearon el caso que provocó una gran

conmoción entre familiares de los jóvenes, alumnos de la Universidad y los vecinos que habían visto

a los estudiante apenas unas horas antes de su deceso.

Por gestiones del decano de la UTN Julio Cobos y de la policía se avisó a sus padres que

residen en San Rafael sobre lo ocurrido.

Dejá tu comentario