Policiales Jueves, 1 de marzo de 2018

Condenado a prisión perpetua por asesinar a un vigilante de un hipermercado

Jesús Hudson (36) recibió la máxima pena por el crimen de Luis Luján (36), a quien mató de una docena de puñaladas para robar elementos de un Carrefour.

Tal como se vislumbraba en la previa del juicio, Jesús Darío Hudson (36) fue condenado a prisión perpetua como autor del asesinato de Luis Ariel Luján (35), quien había sido colega suyo como vigilante en el hipermercado Carrefour ubicado en Godoy Cruz.

El tribunal de la Primera Cámara del Crimen se inclinó por la tesis de la fiscalía y dictó la máxima pena contemplada en el Código Penal, bajo la calificación de homicidio criminis causa. Es decir, para la Justicia Hudson asesinó a la víctima para cubrir el robo de elementos que estaba cometiendo en el comercio.

El miércoles de la semana pasada se había realizado la instancia de alegatos, donde la fiscal de Cámara Laura Rouselle había solicitado justamente la prisión perpetua. En contraparte, al defensora oficial Graciela Cola había pedido 14 años de prisión entendiendo que el asesino ultimó a Luján por un problema anterior y aprovechó la ocasión para robar elementos, es decir, un homicidio simple en concurso con robo -delito que prevé de 8 a 25 años-.

Luis Luján, víctima, y Jesús Hudson, presunto asesino.
Luis Luján, víctima, y Jesús Hudson, presunto asesino.

El hecho

El 20 de enero de 2017, Luján se encontraba cumpliendo sus labores de vigilante en el hipermercado Carrefour ubicado en la intersección de San Martín y Rivadavia. A la mañana del día siguiente, su cuerpo fue hallado sin vida con casi una docena de puñaladas.

Al poco tiempo fue capturado Jesús Hudson. La investigación sostiene que ingresó al establecimiento en horas de la tarde, se mantuvo oculto y aprovechó la noche para cometer el robo. Además de asesinar a su excolega -trascendió que la víctima lo ayudaba pagándole los boletos de micro-, sustrajo dinero y elementos de distintos locales.

Dos días después del hecho, el procesado subió una foto en su Facebook disfrutando un lomo con un amigo con total normalidad. Esto y otros elementos hicieron dudar de si era imputable, aunque las pericias psicológicas confirmaron luego que comprendía la criminalidad de sus actos.