Un choque frontal, una muerte, cinco heridos y un conductor alcoholizado. El combo fatal que dejó un accidente en Luján de Cuyo ocurrido el sábado pasado generó una investigación que parece ir camino al archivo debido a una prueba clave.

Desde las primeras horas de ese sábado trágico, los pequisas apuntaron contra Mauro Argote. El joven de 25 años era el conductor del Chevrolet Corsa que impactó frontalmente con el auto de José Páez (22), quien terminó muriendo en el lugar -ver más abajo-.

Te puede interesar...

accidente 3.jpg

Su situación parecía complicada ya que los policías le hicieron un test de alcoholemia que arrojó un resultado de 0,91 gramos de alcohol en sangre, es decir, casi el doble de lo permitido. Sin embargo, una evidencia lo terminó dejando en libertad.

Un adelanto de la pericia de Policía Científica determinó que la culpa del accidente en Luján de Cuyo fue de la víctima fatal y no del conductor alcoholizado. Todo parece indicar que José Páez invadió el carril contrario con su VW Gacel y esto produjo la violenta colisión.

La fiscal de Tránsito Liliana Giner decidió no imputarle delito y ahora Argote quedó a disposición de un juez contravencional que para afrontar una multa por tratarse de un conductor alcoholizado.

accidente 1.jpg
Así quedó uno de los vehículos del accidente en Luján de Cuyo.

Así quedó uno de los vehículos del accidente en Luján de Cuyo.

Accidente en Luján de Cuyo

Cerca de las 4.30, dos autos chocaron de frente en ruta 15, a la altura del kilómetro 34. A los minutos, varias ambulancias llegaron al lugar ya que seis jóvenes estaban malheridos. Entre ellos, José Páez perdió la vida al instante.

Embed

El resto de los acompañantes del VW Gacel, de entre 16 y 20 años, quedaron internados en el Hospital Central. Dos de ellos están en terapia intensiva debido a que sufrieron politraumatismos graves.

En cuanto al conductor del Chevrolet Corsa, en un principio creían que se había fugado del lugar pero fuentes policiales confirmaron que fue encontrado en una acequia ubicada a 20 metros. Debido al fuerte golpe, estaba desorientado pero no tenía heridas de gravedad.