Policiales Jueves, 19 de abril de 2018

Cayó un matrimonio acusado de estafar a unas 600 personas

Hay 50 denuncias por presuntos engaños en transacciones para adquirir un lote en la zona de Lavalle.

Unas 600 personas habrían sido estafadas por un matrimonio en Lavalle, a través de la venta sospechosa e irregular de terrenos. Hay 50 denuncias y los acusados ya fueron imputados, aunque se mantienen en libertad.

Marta López (47), presidenta de la Cooperativa de Viviendas El Palmeral y su marido Arturo Nieto (51) son los protagonistas de la investigación. Tanto la empresa como el domicilio particular de ambos fueron allanados por la policía, luego de que en la Fiscalía 7 se acumularan las causas.

Ambos fueron detenidos y la fiscal Gabriela Chaves, de Delitos Económicos, los imputó en seis expedientes, por el delito de estafas reiteradas.

A la pareja se la acusa de haber creado una asociación civil sin fines de lucro, con la cual terminaron comprando algunos terrenos para comercializarlos. Los lotes están sobre Ruta 34, en la zona de Costa de Araujo.

El engaño surgió luego, debido a que la asociación, por su inscripción en la municipalidad, no está autorizada para vender terrenos para construir casas.

No ha trascendido de qué suma de dinero se habrían hecho con las estafas, pero lo concreto es que de a poco sus clientes fueron advirtiendo maniobras irregulares. Hay 50 denuncias radicadas y los investigadores creen que los damnificados serían 600.

Incluso, algunas personas habrían llegado a poseer los terrenos, aunque se desconoce bajo qué circunstancias.

Los imputados están libres con la condición de abstenerse a realizar operaciones con los terrenos, fijar un nuevo domicilio dentro de los próximos 7 días, no tener contacto con las víctimas y no salir de la provincia, entre otros requisitos puestos por la fiscalía.

Lo incautado

En los allanamientos efectuados en la empresa y en la vivienda de la pareja, la policía secuestró cinco CPU, tres notebooks, tres netbooks, teléfonos celulares, distintos dispositivos electrónicos, una pistola calibre 9 milímetros y documentación importante para la causa, entre otros objetos.

Hay una declaración de una víctima que detalla que hasta fueron amenazados con armas de fuego para que no hicieran la denuncia contra los acusados.