Policiales Miércoles, 31 de mayo de 2017

Cayó Andrés Tello, acusado de balear a un menor y amenazar a policías con una granada

Tras varios meses de búsqueda, el peligroso delincuente fue capturado por personal policial en Guaymallén. Pertenece a una peligrosa familia.

Tras varias semanas de persecución, las autoridades policiales lograron detener en la tarde de este miércoles a un peligroso delincuente en Guaymallén, quien pertenece a una familia conocida por sus delitos y hasta amenazó a policías con una granada.

Desde hace algunos meses que la División de Búsqueda de Prófugos está tras los pasos de Andrés Ezequiel Tello Yacante, un joven de 26 años que la Justicia busca por atacar a disparos a un menor de 17 años en diciembre pasado y también está ligado a un expediente narco.

El hijo del reconocido Casca Tello -ver aparte- fue capturado en el interior del barrio Soeva de Guaymallén tras un allanamiento realizado por personal policial. Al notar la presencia de las autoridades, el individuo empuñó una pistola 9 milímetros y amenazó con asesinar a los uniformados y quitarse la vida. Esta no es la primera vez que toma decisiones de estas características extremas al estar acorralado.

En esta ocasión, uno de los policías el saltó encima y logró reducirlo sin que alcanzara a utilizar el arma de fuego. Además de la detención, se secuestró el arma de fuego que tenía con dos cargadores y sus municiones correspondientes.

Minutos después llegó la concubina del joven en presencia de un abogado intentando detener la medida pero ya era tarde. Ahora Tello quedará a disposición de la Justicia.

Su historia

Andrés Tello está implicado en el tiroteo a un menor de 17 años que tuvo lugar en diciembre pasado. En ese hecho también está detenido Enrique Champol Flores (18), un joven que desde sus 15 años ha estado vinculado a tres homicidios en Guaymallén.

Tello protagonizó una recordada secuencia policial el 9 de marzo pasado cuando la misma División de la Policía lo estaba siguiendo en el interior del barrio Aeroparque, ubicado anexo al barrio San Martín de Ciudad.

Los investigadores sabían que el joven acudía a la zona constantemente, probablemente para comprar estupefacientes -creen que iba a cambiar una granada por cocaína-. Así fue que arribó en un Peugeot 207 y fue interceptado por los policías, aunque Tello sacó del bolsillo de su bermuda el arma explosiva modelo FMK2 y amenazó con detonarla si se le acercaban.

De esta forma logró ingresar a un domicilio y escapar por los techos. Gracias a esa maniobra, los policías encontraron 1.730 kilogramos de marihuana en el interior de la propiedad y detuvieron a Abel Cilauro, quien custodiaba la droga.

Justamente el allanamiento realizado este miércoles fue librado por el juez federal Walter Bento, quien investiga a la narcobanda que manejaba esa cantidad de estupefacientes. Como Tello estaba en el lugar, se indagará sobre su vinculación.

El joven capturado este miércoles es hijo del tristemente célebre Marcelo Casca Tello. Este hombre, oriundo del barrio Lihué de Guaymallén, fue condenado junto a un ex policía a prisión perpetua en Santiago del Estero a mediados de 2012. El hombre fue sindicado en el asesinato de Michel Agudelo Córdoba, un narcotraficante colombiano que recibió dos disparos en marzo de 2008.

Además de Andrés, el Casca tenía otro hijo conocido en el hampa. Se trata de Marcelo Tuli quien se quitó la vida de un disparo a sus 19 años, en una casa en Guaymallén en 2011. Este joven tenía antecedentes por amenazas, encubrimientos y lesiones.

En tanto que un hermano del Casca, Claudio (32), conocido como Sin Cerebro, fue capturado en los primeros días de abril pasado acusado de intentar asesinar a un hombre en Guaymallén.

Más noticias