Caso Próvolo: breve receso hasta una definición clave

La producción de pruebas, medidas y declaraciones seguirán a partir del 15 de enero, a pesar de la feria judicial

El caso Próvolo tendrá un impasse en enero, pero sólo por unos días. La causa tendrá continuidad a mediados de este mes con la producción de más pruebas y la definición de medidas importantes. El 2017 cerró con una audiencia que quedó inconclusa y que podría derivar en la liberación de uno de los 15 acusados de los abusos sexuales a chicos sordos. En los últimos días de la semana pasada se realizó una audiencia clave para uno de los sospechosos. Se trata de un ex empleado del colegio de 41 años, quien no se identifica con nombre y apellido por decisión de la Justicia. Este hombre fue uno de los primeros detenidos que tuvo la investigación y ya lleva más de un año en la cárcel de Boulogne Sur Mer. Esta señalado como uno de los autores de los abusos, pero desde que fue arrestado su abogado planteó la posibilidad de que sea inimputable. Algunas fuentes aseguran que él también fue atacado sexualmente desde chico en el Próvolo. Durante todo el año el pedido de su abogado se mantuvo pendiente de resolución. Los primeros exámenes señalaron que el hombre comprendía sus actos, aunque en pericias posteriores se conoció que sería inimputable. Esto último le daría la libertad y lo desligaría de la megacausa. El viernes último debía quedar resuelta su situación, sin embargo, la jueza de garantías Patricia Alonso postergó la resolución. La audiencia quedó abierta y se retomará en la segunda quincena de enero, cuando el expediente retome la actividad. Es que a pesar de que en este mes está la feria judicial, por pedido del fiscal Gustavo Stroppiana el 15 de enero continuarán las medidas, declaraciones y se resolverán algunos puntos inconclusos. En caso de que este acusado sea declarado inimputable, los imputados pasarán a ser 14 y sólo tres permanecerán tras las rejas. Actualmente están en la penitenciaría el cura Horacio Corbacho y los tres ex empleados, Armando Gómez, Jorge Bordón y el hombre que podría ser inimputable. Mientras que con prisión domiciliaria están el sacerdote Nicola Corradi, la monja Kosaka Kumiko y la ex representante legal del instituto, Graciela Pascual. Estos sospechosos están señalados como los abusadores, y en algunos casos como partícipes primarios en los hechos. Todos con prisión preventiva dictada. La nómina de involucrados se completa con ocho personas más, quienes gozan de libertad y están sindicados por una participación secundaria por omisión. Entre ellos, la monja Asunción Martínez y ex directivos y empleados del Próvolo. Negativa a la "jefa"Lo que sí se definió la semana pasada fue que Graciela Pascual, quien era la representante legal y alguien de mucho poder en la escuela de Luján, seguirá detenida con arresto domiciliario. Justamente a este beneficio había accedido en los últimos días, aunque fue por más y pidió ser liberada y desvinculada de los hechos. Su reclamo llegó hasta Apelaciones, y la Primera Cámara del Crimen -al igual que la Justicia de Garantías- determinó que seguirá acusada y sometida al proceso. Pascual es conocida como la Jefa del Próvolo, por su ascendencia en el lugar. Esta mujer a diario tomaba decisiones y aseguran que era la mano derecha del cura Nicola Corradi, a cargo del instituto.

En esta nota: