La denuncia por abuso sexual que hizo Rosalba Nievas, madre de Lucía Inés Fernández, fue investigada por la Fiscalía de Delitos contra la integridad sexual, pero no se pudo llegar a nada concreto debido a que hubo tres versiones diferentes del hecho. Además, ya habían pasado más de seis meses y no pudieron constatar lesiones en la adolescente de 15 años.

El abuso sexual del cual habría sido víctima Lucía ocurrió en octubre de 2020, cuando tenía 14 años. Rosalba indicó que ocurrió cuando la chica le pidió ir a dormir a la casa de sus abuelos, pero en la noche, cuando se fueron a dormir, se escapó para encontrarse con una amiga quien la había invitado a un cumpleaños, pero le había dicho que no le contara a nadie porque no la dejarían ir.

Seguir leyendo

femicidio lucía ines fernandez.jpg
Lucía Inés Fernández, tenía solo 15 años. Fue asesinada el martes 25 de agosto en una finca abandonada en Maipú.

Lucía Inés Fernández, tenía solo 15 años. Fue asesinada el martes 25 de agosto en una finca abandonada en Maipú.

De allí se habría ido con un primo de su amiga y luego, habría sido violada por un hombre. Rosalba detalló que cuando su hija recobró la consciencia, el abusador habría intentado violarla de nuevo, pero ella logró zafarse y escapó.

Por este hecho, nada tiene que ver el chico de 14 años detenido el miércoles como el presunto femicida de Lucía, ya que para los investigadores fueron autores diferentes.

Según el Ministerio Público Fiscal, el abuso sexual fue denunciado en abril de este año, e inmediatamente se activó el protocolo para estos casos, tanto para la víctima como para dar con el violador.

En este sentido, aseguraron que la chica fue llevada al Cuerpo Médico Forense, donde no pudieron constatar ningún tipo de lesión y una de las posibles causas pudo ser el paso del tiempo, ya que habían pasado al menos seis meses.

También fue abordada por el Equipo Técnico Interdisciplinario con entrevistas y apoyo para ella y su familia. De esto surgió que al menos hubo tres oportunidades en las que Lucía se había escapado, pero no se pudo determinar concretamente dónde ocurrió el hecho, y mucho menos algún dato del supuesto abusador.