Policiales Viernes, 20 de abril de 2018

Buscan a un testigo clave para resolver un asesinato en medio de un asalto

Ha sido citado a declarar tres veces en el juicio pero no se ha presentado. Se trata del crimen de Ciprían Esqueti (41), un albañil ultimado en Guaymallén hace casi dos años.

Un testigo se ha convertido en la principal traba para resolver el asesinato de un hombre que fue ultimado en medio de un asalto ocurrido en Guaymallén hace casi dos años. Se trata de la última persona que declarará antes de entrar en la recta final del juicio.

Desde el martes pasado se realiza el debate oral por el crimen de Ciprian Esqueti, un hombre de 41 años que fue ultimado cuando ladrones intentaron robarle herramientas en la puerta de su domicilio. En el banquillo de acusados se encuentran Sergio David Casteluche y Brian Ezequiel Rodríguez.

Varios testigos han pasado desde que comenzó el proceso hasta este viernes inclusive, pero hay dos que son de vital importancia. Se trata de vecinos del lugar de hecho que declararon bajo identidad reservada y son una de las pocas pruebas que tiene la fiscalía para sostener la acusación.

Durante la etapa de instrucción, estos lugareños aseguraron haber visto a los acusados merodear por la zona antes y después del asalto que terminó con desenlace fatal. Uno de ellos ya confirmó su versión en el juicio, pero hay otro que ha citado en tres ocasiones y no se ha presentado.

Este viernes, el fiscal Sebastián Capizzi solicitó que las autoridades policiales lo busquen y le otorguen la protección necesaria para que el próximo martes también declare ante los jueces y las partes.

Una vez finalizada esta última prueba, se iniciará la etapa de alegatos. En caso de sostener la acusación, el fiscal no tiene otra alternativa que pedir prisión perpetua para los acusados ya que es la única pena que tiene la caratula de homicidio criminis causa, es decir, que a Esqueti lo mataron para ocultar el robo.

Con una posible condena, Casteluche será enviado a prisión pero no sufrirá la misma suerte Rodríguez, quien al momento del hecho tenía 17 años y por esto está sujeto las leyes penales para menores. Incluso ahora se encuentra alojado en el Sistema de Responsabilidad Penal Juvenil (ex COSE).

Asalto sangriento

El 20 de mayo de 2016, Ciprian Esqueti se encontraba en la puerta de su casa ubicada en el interior del barrio San Sebastián junto a dos hermanos y otros dos trabajadores -declararon en el juicio, confirmaron los hechos pero no reconocieron a los asesinos porque estaban encapuchados-.

En ese momento llegaron hasta el lugar tres personas que comenzaron a amenazarlos con armas de fuego. Según sostiene la pesquisa, la víctima intentó resistirse y recibió un disparo en el tórax que le terminó quitando la vida.

Los malvivientes intentaban robar varias herramientas que estaban en una camioneta propiedad de la víctima fatal, pero ante la violenta situación terminaron huyendo. Meses después cayeron tres sospechosos tras allanamientos que realizó la Policía.