Un matrimonio y su hijo vivieron momentos de terror en manos de dos delincuentes con armas de fuego que entraron a su casa de Guaymallén, los maniataron y les robaron una camioneta, joyas y $130 mil que eran para una cirugía. Ocurrió en la misma cuadra en la que en 2012 asesinaron al reconocido abogado Adolfo Vicente Moreno.

El tremendo hecho ocurrió cerca de las 21 del martes en calle Mármol al 700, de Guaymallén, donde estaba un hombre de 60 años, su esposa de 57 años y su hijo de 42 años quien estaba de visita.

Te puede interesar...

Repentinamente, dos ladrones ingresaron a la casa y sin darles tiempo a nada, amenazaron a las víctimas a punta de pistola y los ataron.

Revolvieron toda la casa hasta que encontraron joyas y $130 mil que estaban escondidos y que eran para una cirugía de uno de los integrantes de la familia.

calle marmol guaymallen.jpg

Para escapar, los asaltantes también robaron una camioneta Toyota Hilux gris, y se fueron del lugar.

Las víctimas en estado de shock salieron de su casa y pidieron auxilio a los vecinos quienes llamaron a la Policía.

Los efectivos tomaron nota del relato de la familia, mientras otro móvil recorrió la zona para encontrar la camioneta o a los asaltantes, pero los resultados fueron negativos.

Caso resonante

En la mañana del 13 de junio de 2012 el abogado Adolfo Gallego Moreno, de 60 años, fue asesinado en el interior de su casa de calle Mármol 780, de Guaymallén, por un delincuente armado que entró con una mujer para robarle.

El Gallego Moreno, amante de las armas y especialista en tiro, tenía varias en su casa, por lo que cuando se encontró con el asaltante dentro de su vivienda, no dudó en sacar un revólver 357 y dispararle al ladrón.

Lo hirió, pero éste le disparó tres veces y lo mató. La pareja de ladrones escaparon, pero dejaron el rastro de sangre del autor, Raimundito Vega, quien fue detenido días después cuando estaba oculto en una casa de la Zona Este, donde estaba herido y su madre buscaba ayuda médica, ya que tenía la bala de Moreno dentro de su cuerpo.

Luego, en Junín, atraparon a Rita Giménez, su pareja en el momento del crimen.

En 2014 Raimundito Vega fue condenado a prisión perpetua por el homicidio criminis causa, ya que su sangre estaba en la escena del crimen, mientras que Giménez fue absuelta ya que no había ninguna prueba en su contra.