País Jueves, 24 de mayo de 2018

Ofrecen 1 millón de pesos para dar con el hombre del Mortero

Desde diciembre está prófugo el militante de izquierda cuya imagen disparando con un arma casera a la policía recorrió el mundo. Tiene pedido de captura internacional.

El Ministerio de Seguridad ofreció una recompensa de un millón de pesos para aquellas personas que brinden información útil para la detención del Gordo del Mortero, Sebastián Rodrigo Romero, el militante de izquierda que permanece prófugo desde diciembre y al que se vio utilizando un mortero casero durante las protestas contra la reforma previsional frente al Congreso.

A través de una resolución que llevó la firma de la ministra Patricia Bullrich se indicó que Romero participó "en las conductas violentas desplegadas contra el personal de la Policía de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que conformaba una línea de contención para evitar el avance del público hacia el Congreso de la Nación".

Sobre el militante del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) "pesa un pedido de captura nacional desde el día 18 de diciembre de 2017 (el día de la protesta) e internacional desde el 28 de febrero de 2018".

A fines de abril, la Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal había confirmado el rechazo al recurso de exención de prisión de Romero, ex precandidato de la izquierda de Santa Fe.

En la causa principal se investigan denuncias por "daños, lesiones, intimidación y alerta social, con el fin de perturbar el normal ejercicio de las facultades del Congreso de la Nación" el 18 de diciembre, en la segunda jornada de debate parlamentario de la reforma previsional.

En su búsqueda fue allanado un domicilio de Neuquén por orden del juez federal Sergio Torres: el operativo a cargo de la División Interpol fue en el lugar donde impactó la dirección IP en la cual se posteó una carta que Romero difundió a través de Facebook.

Si bien el allanamiento dio negativo, en el lugar se constató que sí vivía Demián Romero, quien sería integrante del Partido Socialista de los Trabajadores Unificado del cual fue precandidato el ahora prófugo.

"Mi nombre es Sebastián Romero y soy un perseguido político del Gobierno de Macri. Soy un obrero como tantos otros, pero hace más de tres meses que no veo a mi familia, mis amigos, a mis compañeros de la fábrica ni a mis vecinos. Estoy siendo perseguido como si fuera un terrorista porque fui parte de los miles que el 18 de diciembre resistimos en las calles contra el robo que estaban haciéndole a los jubilados en el Congreso", escribió en Facebook.

El hombre fue imputado por la Fiscalía a cargo de Alejandra Mangano por los delitos de intimidación pública y resistencia a la autoridad.

La imagen de Romero se viralizó cuando con un arma de fabricación casera disparó hacia los efectivos de la Policía de la Ciudad que estaban a cargo del operativo de seguridad.

Más noticias