País Sábado, 9 de diciembre de 2017

Habló el activista deportado: "El gobierno de Macri cada vez es más autoritario"

El noruego Petter Titland, ya en Brasil, fustigó al gobierno argentino tras prohibirle la entrada al país. "Tiene presos políticos", aseguró.

El deportado activista noruego, Petter Titland, consideró hoy que la reunión ministerial de la OMC es "una oportunidad para que el mundo vea" que el Gobierno es "cada vez es más autoritario y tiene presos por razones políticas". "Es una oportunidad para que el mundo vea la situación de Argentina y del Gobierno, que cada vez es más autoritario y tiene presos por razones políticas. Es muy importante que los políticos de otros países sepan qué está pasando en Argentina", sostuvo el integrante de la filial noruega de la Asociación por la Tasación de las Transacciones financieras y por la Acción Ciudadana (ATTAC). En diálogo con Radio 10, el ciudadano nórdico afirmó que "para el presidente Mauricio Macri y sus aliados" esa organización es "una amenaza a su abuso de poder". "Esa es la razón de querer excluirnos del encuentro internacional", señaló Titland, en alusión a la reunión ministerial de la Organización Mundial de Comercio (OMC) que comenzará este domingo en la Ciudad de Buenos Aires. Desde Brasil, a donde fue enviado tras negársele la entrada al país, el noruego contó las razones que le dieron las autoridades de la Dirección Nacional de Migraciones en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza "Ministro Pistarini": "Me dijeron que me echaron por el contenido publicado en la web de Attac. En nuestra página hay noticias de Panamá Papers, de Paradise Papers, del TTP (Tratado de Asociación Transpacífico) y nada más. No hay contenido violento en la web ni en las redes sociales, como dice el Gobierno de Macri. Es una violencia muy grave". "Creo que lo que dicen sobre mi persona y de la organización es una muestra de la falta de profesionalidad del Gobierno argentino y la falta de la Inteligencia, es una cosa absurda", añadió. Finalmente, Titland resaltó que fue la "primera vez" que un país organizador de una cumbre internacional le impide el ingreso. El activista noruego había sido deportado de la Argentina el pasado viernes, ya que el Gobierno le había negado la acreditación para participar de la reunión de la OMC por haber realizado "explícitos llamamientos a manifestaciones de violencia a través de las redes sociales, expresando su vocación de generar esquemas de intimidación y caos".

Más noticias