Enseñanzas del deporte

Las lecciones de vida y "del tenis" de Roger Federer

El ex número 1 del mundo recibió un doctorado en Darmouth College en Estados Unidos, y brindó un discurso excepcional a los graduados.

Roger Federer es de esos deportistas ejemplares adentro y afuera de la cancha. Su humanidad y humildad inspiran a generaciones toda vez que alza la voz dicha leyenda.

En esta oportunidad, el ex tenista de 42 años recibió, en Darmouth College, el título honorífico de Doctor en Letras Humanas por su labor filantrópica. En la ceremonia, Federer habló a los graduados de la clase 2024 - entre quienes estaba Isabella, hija de Tony Godsick, su socio comercial y agente -y compartió algunas reflexiones de vida que denominó “lecciones del tenis”.

Roger Federer1.jpg
Roger Federer recibió en Darmouth College el título honorífico de Doctor en Letras Humanas por su labor filantrópica.

Roger Federer recibió en Darmouth College el título honorífico de Doctor en Letras Humanas por su labor filantrópica.

Dejé la escuela a los 16 años para jugar al tenis, así que nunca fui a la universidad. Pero me gradué hace poco y ahora dicen: ‘Roger Federer se retiró’. Esa palabra es horrible. No dirían que se retiran de la Universidad, ¿verdad?”, comenzó diciendo el ocho veces ganador de Wimbledon.

Luego, pasó a contar los aprendizajes que dio el tenis en su vida, que resumió en tres aristas principales.

Las lecciones de vida y del tenis de Roger Federer

“La primera es que es un mito la frase ‘sin esfuerzo’. La gente decía como un elogio que mi juego era sin esfuerzo. Pero solía frustrarme cuando decían que apenas sudaba -se sinceró-. Tuve que trabajar muy duro para que pareciera fácil. Pasé años quejándome, insultando y lanzando mi raqueta antes de aprender a mantener la calma”, contó.

Roger Federer2.jpg
Roger Federer fue ocho veces ganador de Wimbledon y se caracterizó por la elegancia de su juego.

Roger Federer fue ocho veces ganador de Wimbledon y se caracterizó por la elegancia de su juego.

“Todo el mundo puede jugar bien las dos primeras horas. Estás en forma, sos rápido, tenés las ideas claras... y después te flaquean las piernas, tu mente empieza a divagar y tu disciplina empieza a desvanecerse. Así que empecé a entrenar más duro. Mucho más”, agregó en ese sentido.

►Te puede interesar: Rafael Nadal le hizo la pregunta más incómoda del mundo a Roger Federer

Su reflexión fue en dirección a la perseverancia y dedicación que implica “ganar sin esfuerzo” y adquirir confianza. “Ganar sin esfuerzo es el mayor logro, pero yo había estado trabajando duro cuando nadie estaba mirando. No llegué donde llegué sólo por mi talento. Llegué allí tratando de superar a mis oponentes -explicó. Creía en mí mismo. Pero esa creencia hay que ganársela”.

Roger Federer3.jpg
El revés de Roger Federer fue el mejor del circuito durante varios años.

El revés de Roger Federer fue el mejor del circuito durante varios años.

►Te puede interesar: El nuevo ranking mundial con Sinner como número uno y Alcaraz campeón de Roland Garros

Allí puntualizó en la templanza que se adquiere trabajando en sí mismo y aprendiendo de los errores. “El talento importa, pero la mayoría de las veces no se trata de tener un don. Se trata de tener agallas. La disciplina y la paciencia son talentos. Confiar en uno mismo es un talento. Abrazar el proceso, amar el proceso es un talento. Algunas personas nacen con esos talentos. Todo el mundo tiene que trabajar en ellos”.

La segunda lección, Federer la tituló “Es sólo un punto”, y luego la desarrolló. “Podés trabajar más duro de lo que creías posible y aún así perder. El tenis es brutal. Traté de no perder, pero perdí. Y a veces, a lo grande”.

Allí puso como ejemplo la final de Wimbledon 2008 frente a Rafa Nadal donde todo se definió en quinto set por 9-7, donde Roger perdió la oportunidad se conquistar seis veces consecutivas la Catedral del tenis y, además, fue desterrado del número uno del ranking mundial.

roger rafa.jpg
Roger Federer y Rafa Nadal en la final de Wimbledon 2008 donde Federer perdió ante el español.

Roger Federer y Rafa Nadal en la final de Wimbledon 2008 donde Federer perdió ante el español.

“Miré al otro lado de la red, vi a un tipo que me había aplastado en sets corridos en Roland Garros y pensé: ‘Tal vez tenga más hambre que yo’. Me tomó hasta el tercer set acordarme que era el cinco veces campeón defensor. Pero fue demasiado tarde y Rafa ganó. Perdí Wimbledon. Perdí el número uno del ranking. Y la gente habló de un cambio de guardia”, contó. Y luego pasó a la enseñanza que le dejó aquella difícil derrota.

En el tenis, la perfección es imposible. De los 1.526 partidos de singles que jugué en mi carrera, gané casi el 80 por ciento. Ahora, ¿qué porcentaje de puntos creen que gané en esos partidos? Sólo el 54% -se respondió-. Cuando perdés uno de cada dos puntos, aprendés a no fijarte en cada golpe. Es apenas un punto”.

Embed

En esa línea, el ganador de 20 Grand Slams, hizo hincapié en los aprendizajes que tomó de las derrotas y que le quedaron para la vida. “Juegues a lo que juegues en la vida, a veces vas a perder. Es una montaña rusa con muchos altibajos. Y es natural, cuando estás abajo, dudar de vos mismo. Sentir lástima por vos. Pero la energía negativa es energía desperdiciada. Y el signo de un campeón es convertirte en un maestro de la superación de los momentos difíciles. Los mejores no lo son porque ganan todos los puntos sino porque saben que perderán una y otra vez y han aprendido a lidiar con ello”.

►Te puede interesar: Rafael Nadal y Carlos Alcaraz, el dream team del tenis español en los Juegos Olímpicos París 2024

Finalmente, Federer explicó la tercera lección: “La vida es más grande que un cancha de tenis”. “Trabajé mucho, aprendí mucho y corrí muchos kilómetros en ese pequeño espacio, pero el mundo es mucho más grande. Incluso cuando estaba entre los cinco mejores, para mí era importante tener una vida gratificante, llena de viajes, cultura, amistades y, sobre todo, familia. Nunca abandoné mis raíces, pero tampoco perdí mi apetito por ver este mundo tan grande. Quizá por eso nunca me quemé”.

Roger Federer familia.jpg
Roger Federer y su familia.

Roger Federer y su familia.

Las reflexiones de Roger Federer magnifican su figura no solo como deportista sino también como persona. Por lo que, sobre el final, el ex tenista cerró: “Elijan el partido que elijan, den lo mejor. Vayan por sus tiros. Jueguen libremente. Intenten todo. Y, sobre todo, sean amables con el otro y diviértanse”.

El discurso completo de Roger Federer

Embed - 2024 Commencement Address by Roger Federer at Dartmouth

Temas relacionados: