El preparador físico Juan Bertani (49) es otro de los mendocinos que deambulan por el mundo buscando su mejor futuro. El ex Profe de Murialdo, San Martín y Luján debió salir rápidamente de Kuwait, donde trabaja en el Qadsia Sporting Club, para irse a España y realizar la cuarentena por el coronavirus.

Te puede interesar: El hijo de Montillo tomó el celular de su padre y les mandó mensajes a Messi, Piqué y Luis Suárez

 Embed      

Te puede interesar: Burlando y el ADN violento de Sebastián Villa: "Usar a una mujer de trapo de piso..."

"Salí de Kuwait la noche antes del cierre de aeropuerto, sino aún estaría ahí. Llevábamos 10 días sin entrenar, nos suspendieron un partido de la Copa de Asia, algo así como la Champions de ese continente dos horas antes de jugar contra un equipo de Omán", le dijo el ex jugador del Canario y de Huracán Las Heras a Ovación.

Luego añadió: "Llamó el presidente del club a las 11 de la noche y dijo 'salgan hoy', conseguimos pasajes y las 2 de la mañana estábamos volando. Trabajo con un cuerpo técnico de españoles y logramos salir todos bien, pasamos controles de medición de temperatura y revisiones tanto en Kuwait como en Turquía. Se notaba ya el temor de toda la gente en los aeropuertos y ahí empezamos a ver y sentir la gravedad de esta situación".

De su etapa como jugador señaló: "Fui un jugador muy regular jaja, más del montón. Mi puesto era arquero, hice inferiores en Argentino y Leonardo Murialdo, donde jugué en Primera. Tuve un paso corto por Huracán Las Heras y con 22 años me di cuenta que la única forma de llegar donde quería en el fútbol era del otro lado de la línea jaja".

 Embed      

-¿Como estás viviendo estos momentos de pandemia?

-No ha sido fácil, llevamos casi dos meses, con una situación mundial para la que nadie estaba preparado. Afortunadamente puedo estar con mi familia y recuperar muchos momentos y tiempos junto a ellos, que por mi trabajo se pierden.

Estoy haciendo algún cursos y capacitaciones, envío el trabajo a los futbolistas y trato de llevar el día a día en casa. No hemos tenido problemas de salud pero acá en España la situación ha sido muy difícil y hay gente que la ha pasado muy mal.

-Hubo un panorama complicado en España ¿En qué ciudad estás?

-Vivo en Málaga con mi esposa y mi hija mayor; la menor reside en Madrid, donde está por su trabajo y logró viajar un día antes del confinamiento. Los efectos a todo nivel en España han sido terribles, muchas muertes y la situación económica entre otras cosas, pero dentro de todo la gente cumplió con las restricciones, sino hubiera sido mucho peor. Acá dicen que el gobierno demoró en imponer en confinamiento pero yo creo que nadie entendió la dimensión que tenía este virus, nosotros tenemos amigos y colegas en China y hasta ellos decían que en unos días volverían a trabajar. Nadie imaginaba esto hasta que nos golpeó de cerca.

-¿Seguís en contacto con los jugadores de tu equipo y les mandás trabajo?

-Claro, con los jugadores estamos en contacto, realizamos trabajos, enviamos videos de sesiones, charlas con el entrenador. Quedaban 4 fechas y estábamos peleando la punta, al parecer el torneo se suspendió y lo van a terminar en septiembre, pero aún no tenemos certeza.

-¿Cómo es ese club y qué destacás de la institución?

-Qadsia es uno de los clubes más grandes de Kuwait, el que más torneos ha ganado. Nosotros ganamos recientemente la Supercopa y ahí pude ver el arraigo que tiene este equipo y la pasión que genera en el país. Es una situación diferente para mí en todo sentido, mi primera vez en el mundo árabe, una cultura totalmente diferente, idioma, religión y muchas cosas a las que nos hemos adaptado de a poco y la gente del club nos ha tratado muy bien. Por este club han pasado algunos futbolistas conocidos e incluso Scolari fue el entrenador.

-Estuviste en clubes importantes como Boavista y en selecciones como la de Puerto Rico y Guatemala. ¿Cuál te impactó más?

-He pasado por tantos lugares y países que es difícil responder esto, en cada lugar siempre hay algo que te impacta o deja una marca, representar un país como me ha tocado con Guatemala o Puerto Rico, son responsabilidades grandes, y más allá de que no son selecciones de gran renombre uno ve la ilusión de la gente cuando juega su país.

No me puedo olvidar por ejemplo de la afición de Belgrano cantando y alentando sin parar cuando me tocó estar ahí. En Boavista en Portugal era impresionante también cómo vivía la gente cada partido, pero la verdad que tendría de cada lugar, cada equipo, algo para contar y destacar.

-¿Qué jugador más importante dirigiste y contá alguna anécdota

-¡Uff que difícil!, siempre les digo a mis futbolistas que ellos son los mejores y los más importante jajaja. He tenido tantos y tan buenos, soy un agradecido de cada uno de ellos, por ejemplo tuve a Gustavo Reggi, Perruzzi, el Negro Ponce, el Lechu Alaniz de los mendocinos; en Belgrano el Luifa Artime, un emblema, Amado Guevara, Carlos Pavón en Honduras, pero me quedan tantos por nombrar.

Hay miles de anécdotas, la más fresquita me pasó hace unos meses en Kuwait, jugábamos los primeros partidos y ya nos había pasado que teníamos que parar a mitad de los entrenamientos para que los jugadores hicieran el rezo, pero como hicimos la pretemporada en Croacia, no pensábamos que lo hacían durante los juegos. Llegamos del primer tiempo al vestuario y nos faltaban como 10 jugadores, empezamos a preguntar y volví al campo, ahí estaban todos los nuestros y los del otro equipo arrodillados todos en una alfombra que colocan todos rezando. Les dije: 'vamos, vamos' y me miraban como si estuviera loco.

Uno de los mánagers del equipo me vino a buscar y me explicó que tenía que esperar, y cuando volví al vestuario el resto estaba haciendo lo mismo, hasta el utilero, tuvimos que acomodarnos a eso, para ellos el rezo es sagrado, lo hacen 5 veces al día.

-¿Quién te convocó para empezar a trabajar y qué DT te dejó más enseñaste?

-Yo arranqué en mi club, Leonardo Murialdo, un día mis compañeros de equipo pasaron a ser mis jugadores, el entrenador era Hardan Curi. Luego llegó Raul Tamagnone (un gran amigo) y seguimos juntos mucho tiempo y pasamos grandes momentos.

En Mendoza también trabajé con Marcelo Fuentes, Miguel Buxó y hasta con el gran Jorge Julio un periodo muy corto. Con Carlos Biasutto llegó mi salida internacional, a Bolivia y Perú, es como un padre para mí.

He tenido la fortuna de haber trabajado con grandes entrenadores como Ramón Madariaga y Jose Treviño, en Honduras; Erwin Platini Sánchez, en Bolivia y Portugal; Claudio Arzeno, en España; Amado Guevara, en Puerto Rico y actualmente en Kuwait con Pablo Franco, ex Getafe. Y me quedan mencionar otros, todos me mi dejaron grandes enseñanzas y buenos recuerdos.

Su familia

La familia de Juan está integrada por su esposa, Laura y sus hijas Lara y Constanza.

Su larga trayectoria como Profe

  • Selección mendocina de primera división (1992)
  • Leonardo Murialdo (1993)
  • Atlético Martín (1994)
  • Huracán de San Rafael (1994)
  • Huracán de San Rafael (1995)
  • Jorge Wilstermann de Bolivia (1996-1998)
  • Deportivo Municipal de Perú (1998)
  • Luján de Cuyo (1999-2000)
  • Belgrano de Córdoba (2000-2001)
  • Jorge Wilstermann (2001)
  • Melgar de Perú (2002)
  • Real Potosí de Bolivia (2003)
  • Blooming de Bolivia (2004)
  • The Srongest de Bolivia (2004)
  • Luján de Cuyo (2005)
  • Motagua de Honduras (2006-2007)
  • Selección de Guatemala (2008)
  • Real Deportivo España de Honduras (2009)
  • Motagua (2009-2012)
  • Deportivo Puertollano de España (2012)
  • Deportivo Noja de España (2013)
  • Wilstermann (2014)
  • Blooming (2015)
  • Boavista de Portugal (2015-2017)
  • Blooming (2017)
  • Seleccionado de Puerto Rico (2018-2019)
  • Qadsia Sporting Club (2019-2020)

Temas relacionados: