Con un tono vehemente, el entrenador de River, Marcelo Gallardo evitó la polémica sobre la supuesta "ventaja deportiva" que tendrían los clubes del interior en cuyas provincias la cuarentena está más flexibilizada que en el AMBA.

Te puede interesar: Gallardo, preocupado, rompió el silencio con un especial pedido

"Hay que darles oportunidades a esos clubes y después ver si funciona para el resto. No es sacar ventaja, sino liberar mentes y físicos de jugadores que viven de ésto. Si yo no podré hasta que las autoridades lo digan, perfecto, pero no les cortemos la posibilidad al resto", afirmó en diálogo con Radio La Red.

Gallaro aclaró que él primero habla con los dirigentes de River, que "son los más cercanos", y también criticó la forma en que la dirigencia hizo frente a esta situación.

 Embed      

"Yo creo que nosotros podríamos haber empezado a dialogar hace un tiempo para que no sea tan pesado lo que se está viviendo. Mi preocupación es que no había voces oficiales. Sé que hay pensamientos alineados, que no se aguanta más el tema", enfatizó.

El presidente de la AFA, Claudio "Chiqui" Tapia, anunció que el fútbol volverá cuando todo el país esté en "fase 4" de la cuarentena, algo que estima podría darse con mucha suerte en julio, pese a que algunos especialistas dudan de ese criterio.

Te puede interesar: Una estatua de Iniesta desnudo despertó una ola memes

"La incertidumbre es difícil de asimilar para todos, no solo para los futbolistas. Lo anunciado este martes me hace creer que el fútbol no se va a activar a corto o mediano plazo. En agosto todavía tendremos al virus circulando. Si se restringe es por algo", dijo Gallardo.

Consultado sobre el encuentro que tuvo con el presidente de la Nación, Alberto Fernández, sin nombrar el hecho Gallardo dijo que él no es "asesor de nadie" y que daba su opinión "como cualquier jugador o director técnico".

Te puede interesar: El nuevo festejo de Messi tiene una explicación oficial

En cuanto a la comparación con Europa, el técnico del club de Núñez indicó: "Tenían otros intereses, como terminar campeonatos. Tenían que arrancar sí o sí. Están a media máquina, expuestos a lesiones, otros rendimientos. Creo que si la incertidumbre se estira mucho acá se va a sufrir el día después y nadie está evaluando eso".