Darío Salomón quedó en la historia de Godoy Cruz -su segunda casa-, ya que jugó desde los 9 hasta los 32 dos años y logró dos ascensos a Primera División. El ex defensor, que siempre tuvo un perfil bajo, es unos de los referentes en la historia del Tomba.

Te puede interesar: Anto Roccuzzo saludó con una foto a su prima por su cumple y sus seguidores enloquecieron

El ex lateral derecho de 36 años está haciendo el curso de entrenador y trabaja con su hermano Oscar en una empresa que se encarga del servicio de mantenimiento de aires acondicionados.

"Soy visitador médico, algo que todavía no estoy ejerciendo. No se ha dado la posibilidad de entrar a un laboratorio, pero estoy trabajando con mi hermano que tiene una empresa de climatización", le explicó el CatoOvación.

Te puede interesarTragedia: murió la novia de Ricardo Centurión

" La empresa se llama Aconcagua Climatización y hacemos colocación y servicio de mantenimiento de aires acondicionados centrales y industriales en frío y calor. Por suerte tenemos varias empresas y hospitales con los que trabajamos. Mi hermano hace 20 años que se dedica a eso y tiene una excelente trayectoria", contó.

 Embed      

"En algunos lugares me reconocen y eso es lindo. Agradezco a los hinchas del Tomba por su afecto, a veces me piden fotos, pero les digo que voy a salir más gordo que cuando jugaba", ironizó.

Su retiro

"Me retiré hace dos años, fue el 25 de marzo del 2018. Extraño mucho el día a día de ir a entrenar, compartir con los compañeros y hacer chistes a los muchachos, cosas que se hacen en los entrenamientos al jugar a nivel profesional", reconoció.

 Embed      

"Siempre fui hincha desde chico, me llevaba a Nico Olmedo a la popular y por ahí nos subíamos al paravalancha. La verdad que me da orgullo y se me hace un nudo en la garganta hablar del Tomba", dijo con emoción.

"Nunca pensé desde mis comienzos que podría aportar para ayudar al club de la manera que lo hicimos y conseguir lo que se logró", agregó.

"Los inicios fueron durísimos, no teníamos nada en el club, no habían pelotas, pecheras y entrenábamos en la cancha del polideportivo. Ahora  ha crecido el club", afirmó.

"Se tienen que dar cuenta los chicos de ahora en los lugares que entrenan y las comodidades que tienen, nosotros no teníamos absolutamente nada, pero sí teníamos en claro lo que queríamos al club", opinó.

El jugador contó quien le puso Cato: "Una prima le decía así a mi hermano y como yo siempre estaba de chico con él me empezaron a llamar Catito y ahí quedó".

"Godoy Cruz es mi vida, donde me formé como persona y estuve 20 años. Tengo amigos con los cuales hablo, como el Negro Águila Nico Olmedo , el Loco Nelson Ibáñez, Manuel Abaurre, el Hormiga Leopoldo De la Vega, Gastón Garro y el Flaco Osvaldo Miranda", recordó.

Le gustaría ser entrenador

"Me gustaría dirigir, estoy haciendo el curso, éste es mi último año. Espero poder estar a la altura siempre tratando de actualizarme, conocer jugadores, aprender planteos tácticos y sobre todo poder formar buenos grupos de personas y jugadores que son claves para el éxito", afirmó.

¿Una dupla con el Negro Olmedo?

"No soy un convencido de las duplas, pero sí que un cuerpo técnico tiene que ser del mismo palo con las mismas ideas y muchas cosas más. Con Nico Olmedo lo hemos hablado y estamos de acuerdo. Ojalá se pueda dar de trabajar juntos", culminó.

Seguir leyendo

Temas relacionados: