Análisis y opinión

Que sea sin coronita: la Corte tratará la eliminación o no de la tradición heteropatriarcal de la Reina de la Vendimia

El miércoles 30 de noviembre es el Día D. La Suprema Corte de Justicia de Mendoza decidirá en fallo plenario, tras una audiencia pública, si avala o no la decisión del municipio de Guaymallén de eliminar los concursos de belleza

Como si no tuviera temas más importantes que resolver, la Suprema Corte de Justicia de Mendoza deberá resolver si anula o deja vigente la ordenanza del 2021 que eliminó la elección de la Reina de la Vendimia en el departamento de Guaymallén.

La Corenave (Comisión de Reinas Nacionales de la Vendimia) como es de imaginar puso resistencia y hasta hubo una reina blue elegida en Maipú para Guaymallén que no pudo ir en los carros ni subir al Teatro Griego Frank Romero Day. De todos modos, tras una cautelar se obligó a la comuna a enviar a una representante a la Fiesta de la Vendmia 2022.

Esta vez la Suprema Corte tomará una decisión definitiva

En otras oportunidades le dediqué en este mismo espacio algunas horas de reflexión

Reina de la Vendimia: el debate entre seguir la tradición patriarcal o eliminar el concurso de belleza

Vendimia: el debate entre festejar la cosecha o quedarnos en una tradición patriarcal

¿Por qué eliminar una figura tan arraigada a la tradición? Básicamente porque cosifica a la mujer y se genera violencia simbólica. Ya sé que son miles que en nombre de la “tradición” heteropatriarcal se niegan a ver lo que está cambiando. Incluso hasta algunas mujeres se niegan a ver que el mundo va en otro sentido porque las sociedades se van modificando.

Seguramente las mujeres que conforman las comisiones de ex reinas departamentales o nacionales no se sientan cosificadas, aunque lo están y se niegan a dar el debate sobre una práctica popular que va camino a la extinción.

Es más, para los colectivos de las reinas y ex reinas eliminar una institución vetusta de la que fueron o son parte, es terminar con la Vendimia. Algo totalmente alejado de la realidad. Porque se puede tener Vía Blanca y Carrusel sin reinas y más aún el Acto Central, con su espectáculo único en su género

Les recuerdo que Vendimia es el festejo de la acción de quitar el racimo de uva de la vid. Vendimia no es justamente reinas, sino trabajo, heladas, sequías, granizo, esfuerzo de los cosechadores y vino.

La elección de la Reina de la Vendimia no deja de ser un concurso de belleza que reproduce patrones y estereotipos sexogenéricos para cumplir con un canon de estética dominante. Además de promover una relación competitiva entre las mujeres, transmite valores que promueven la subordinación y refuerza la violencia simbólica.

Y los concejales y el Ejecutivo de Guaymallén lograron darse cuenta de que estos concursos representan una violencia simbólica, que origina y convalida los otros tipos y modalidades de violencia. Pudieron desalentar la premiación de esas mujeres “excepcionales por sus atributos físicos”, y dejaron de reforzar las dicotomías (del tipo lindo/feo), donde siempre hubo una ganadora y muchas perdedoras.

Marcelino Iglesias.jpg
Marcelino Iglesias ha sostenido su postura en contra de la elección de reinas.

Marcelino Iglesias ha sostenido su postura en contra de la elección de reinas.

El intendente de Guaymallén, Marcelino Iglesias, dijo esta semana en Radio Nihuil que la decisión de eliminar la elección de la reina fue madurándose porque veían que pese a hacer la elección inclusiva, para abarcar, para abandonar los estereotipos, cada vez se presentaban menos chicas.

Recordó que la posibilidad de la eliminación de la elección de la reina la charló con otros intendentes que comparten la idea. “Lo hicimos porque consideramos que es anacrónico, discriminador, fija estereotipos solo de belleza física. Algunos dicen que atenta contra una tradición, pero no todas las tradiciones son buenas”.

Como en 74 festejos, Salta impulsa la eliminación de reinas estudiantiles y San Juan no tendrá Reina del Sol

Fiesta del Sol.JPG
En San Juan se eliminó la elección de la Reina del Sol.

En San Juan se eliminó la elección de la Reina del Sol.

Desde la Secretaría de las Mujeres, Género y Diversidad de la provincia de Salta manifestaron el “rechazo y preocupación” ante la elección de la Reina Embajadora de los Estudiantes. Consideran que estas competencias sexualizan y violentan a las mujeres, con consecuencias en la salud psíquica y física de los participantes.

Mientras que en San Juan, la ministra de Turismo, Claudia Grynszpan, anunció que esa provincia no sólo no elegirá reina sino tampoco embajadora. “El objetivo no es premiar a mujeres sólo por su condición física, vamos a elegir el mejor proyecto del programa Forjar Camino, que busca destacar a las mujeres desde otro lugar. La idea es empezar a premiar a las mujeres que cumplen un rol importante en su comunidad”.

Es que desde 2013 se impulsa la campaña Ciudades sin Reinas, luego de que un año antes se sancionara la Ley 26.485 (Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres) y con esta norma comenzará el reclamo de movimientos feministas para que el Estado deje de avalar concursos de belleza en los que advierten se incurre en la violencia simbólica.

En la reciente Fiesta Nacional de la Flor, en el partido bonaerense de Escobar, la reina ya es pasado. Desde 2021, el tradicional y clásico espectáculo fue suplantado por la elección de cuatro embajadores en turismo, cultura y ambiente para desalentar los estereotipos de género y promover la inclusión acorde a los nuevos paradigmas . Este año designaron a tres chicas y a un muchacho de 24 años,.

De las más de 200 fiestas nacionales y más de 300 regionales, en 74 celebraciones que culminaban con una elección de la reina, ya se dejó de tener esta figura. Y es que como se observa se puede seguir teniendo festejos pero sin reinas.

Como ven, la eliminación de este tipo de certámenes es una corriente que no para en casi todas las provincias no solo por la merma de competidoras sino porque los que toman las decisiones se dieron cuenta de que los parámetros de belleza hegemónica generan desigualdad. Y además la no elección de reinas no solo no afecta los objetivos turísticos y/o económicos de los festejos, sino que por el contrario, los nutre al hacerlos cada vez más participativos e igualitarios.

“Cultores del trabajo”

Vendimia-distrital-guaymallen-01 (1).jpg
Guaymallén mostró este año la novedad del homenaje a "cultores del trabajo".

Guaymallén mostró este año la novedad del homenaje a "cultores del trabajo".

Guaymallén sigue teniendo sus vendimias distritales y su fiesta departamental. Estas no culminan con la elección de ninguna reina sino con las distinciones a emergentes del municipio.

Se llaman Cultores del Trabajo y son personas conocidas, otros no tan reconocidas que hacen una tarea solidaria, son gente laburadora, proactiva de distintas actividades como agrícolas, comerciales, docentes, sanitarias, deportivas, son mujeres y hombres, son jóvenes, otros con más trayectoria que estaban invisibilizados porque antes todos se concentraba en la reina.

“Se cree, por confusión, que la Vendimia se ha eliminado, no a mí personalmente me encanta la Vendimia. El año pasado tuvimos una Vendimia maravillosa, la Vendimia departamental. Porque gracias a Pablo Lacoste, se descubrió la historia de Melchora Lemos. Guaymallén tiene 21 distritos hacemos cuatro vendimias donde agrupamos distritos cercanos, los rurales por un lado, los periurbanos por otro, y los urbanos juntos, con espectáculo artístico. Y la verdad es que estamos muy contentos y convencidos” afirmó Iglesias.

El jefe comunal tiene en claro que la audiencia pública no es vinculante, y a través del apoderado municipal, se sentará la postura oficial

Si el fallo sale en contra, Iglesias adelantó que será “una decisión que desde luego acataremos, esperemos que nos sea favorable. Sino no es favorable lo lamentaremos y haremos lo que la Corte nos indique. Pero quiero dejar bien en claro que aunque la Corte falle en contra no vamos a cambiar nuestra forma de pensar”.

Si la Corte falla en contra quizás Marcelino decida enviar “hacedoras departamentales” al anfiteatro, sin ningún estereotipo de belleza.

Otra posibilidad es que se les pida a las bodegas o empresas de la vitivinicultura que propongan mujeres que trabajen en la industria para que una termine siendo “reina de Guaymallén”.

Y recordó que “muchos intendentes estuvieron de acuerdo (sobre eliminar la elección de la reina), pero después cuando vieron un poquito de reacción, de espuma, algunas encuestas negativas se echaron atrás”. Incluso en febrero de este año el municipio de Godoy Cruz adelantó que es un debate que se darán y desde la Dirección de Género y Diversidad plantearon que la fiesta central “podría tener un representante sin género específico”.

La Corte ante una oportunidad única de cambiar las viejas tradiciones patriarcales

Suprema Corte de Justicia.jpg
Los jueces de la Suprema Corte de Justicia Mario Adaro, Teresa Day, Julio Gómez, Omar Palermo, José Valerio, Dalmiro Garay y Pedro Llorente.

Los jueces de la Suprema Corte de Justicia Mario Adaro, Teresa Day, Julio Gómez, Omar Palermo, José Valerio, Dalmiro Garay y Pedro Llorente.

El miércoles 30 de noviembre, tras la audiencia pública en la que se escucharán las voces a favor y en contra de la elección de la reina, el pleno de la Suprema Corte deberá resolver si la ordenanza de Guaymallén es inconstitucional o no.

Maximiliano Legrand, el abogado de la Corenave y la Coreguay (Comisión Reinas Guaymallén) en declaraciones a Radio Nihuil dijo que el miércoles insistirán en que la ordenanza “vulnera el patrimonio cultural de Mendoza y vulnera los derechos de las mujeres de Guaymallén que tienen la posibilidad y libertad de participar de la elección de la reina”.

El debate ya está planteado. Y la Corte no puede desaprovechar la oportunidad de generar un cambio sobre una figura que surgió de un contexto patriarcal con características de profunda desigualdad.

El máximo tribunal debe observar el modelo que sostiene este tipo de concursos y el uso político, económico y simbólico-cultural que el Estado realiza.

Las propias ex reinas o actuales reinas -decir soberanas habla de una monarquía que no existe (afortunadamente) en Mendoza- se sienten embajadoras culturales de la provincia. Pero a decir verdad casi nadie sabe qué tipo de tareas cumplen una vez que son elegidas y por el que cobran un sueldo del Estado durante un año. Tampoco se sabe qué capacitación tienen ni qué preparación adquieren por ejemplo en vitivinicultura. Claro, porque fueron elegidas por su belleza física, consagradas subjetivamente por los ojos de algunos.

Los miembros de la Suprema Corte deben considerar que lo que se llama patrimonio cultural tiene dinamismo y se vincula con el desarrollo de la sociedad, con las nuevas construcciones. Además no deben dejar de reconocer las demandas de los movimientos que defienden los derechos de las mujeres y que afortunadamente han generado modificaciones en nuestra identidad social.

Y que como dijo el Juez Palermo en su fallo cuando se suspendió la ordenanza 9.196 de Guaymallén “la perspectiva de género reconfigura de manera inexorable lo que se considera patrimonio cultural inmaterial”.

Si la Corte falla en contra de la ordenanza deberemos pensar que los jueces no entendieron que el mundo va hacia la cancelación de estos concursos de belleza discriminadores, que premian los estereotipos de género, la figura hegemónica, profundizan la gordofobia y solo condenan a muchas mujeres a la frustración permanente.

La posibilidad de propiciar una provincia más inclusiva está en sus manos señores de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza.

►TE PUEDE INTERESAR: Planes sociales: deben ir presos los que utilizan la pobreza para el clientelismo y la corrupción