Diario Uno > Opinión > Vendimia

Marcelino sale a rifar las coronas

La idea de decirle chau a la elección de la Reina vendimial no ha salido del Barrio Cívico sino de una intendencia oficialista. Es una buena punta de lanza que puede dar en el blanco

Guaymallén se animó al sentido común y al sano criterio. Ha tomado una decisión que se caía de madura. Ese departamento, el más poblado de la Provincia, no incluirá más la elección de la Reina en su fiesta departamental de la Vendimia. Punta de lanza, que le dicen.

La iniciativa fue presentada por el edil radical Ignacio Conte, tiene el apoyo del intendente Marcelino Iglesias y ahora deberá ser tratada por el Concejo Deliberante, donde se descuenta que será aprobada como señal de actualización republicana.

Te puede interesar...

En los últimos 50 años ha corrido tanta agua bajo los puentes y se han cambiado tantas formas de entender determinados fenómenos (como la situación social de la mujer) que parecía increíble que Mendoza no se pusiera a tono contra ciertas imposturas "reales". Mientras tanto, hace una pila de años que Reef dejó de elegir a la chica con la mejor cola del verano.

Hablemos claro

Elegir reinas de la belleza es, a esta altura de los tiempos, algo ridículo, extravagante, apolillado y falto de lógica. Una antigüedad sin nobleza. Una discriminación. Es de esas cosas que producen hasta un poco de vergüenza ajena.

¿Siempre fue así? No. Durante mucho tiempo esto de elegir reinas debe haber tenido alguna coherencia con los tiempos que corrían. Pero hace rato que ciertos moldes y reglas sobre el rol de la mujer fueron puestos en cuestión y dejados de lado. Hoy hablamos de femicidios, no de crímenes pasionales. Hoy existe aborto legal en la Argentina. Hay divorcio exprés. Se denuncian y penan los abusos.

https://api.scraperapi.com/?api_key=1e0f56943452409b556fd540b2fa059c&premium=true&url=https%3A%2F%2Fpublish.twitter.com%2Foembed%3Furl%3Dhttps%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fdiariouno%2Fstatus%2F1360653791188647943

Hoy las feministas más ultras escriben en las paredes de la calle San Martín que los piropos masculinos les producen sequedad vaginal en lugar de una supuesta excitación. ¿Capisce que estamos en otra era?

Desde adentro

Hace unos meses Malargüe decidió dejar de hacer la Fiesta de la Vendimia, y por ende la elección de la reina respectiva. Fue una forma de contestar al desdén y las injustas normas con que la política provincial trataba a ese municipio impidiéndole - través de la Ley 7722- vivir de la actividad minera, una de las principales de esa comuna desde su creación. Una absoluta falta de criterio para entender la singularidad territorial.

Ahora es otro municipio, Guaymallén, el que vuelve a plantar la semilla de cierta coherencia con los tiempos que nos tocan. Y ahí es donde Marcelino Iglesias nos dice que no es manteniendo un concurso de belleza cómo vamos a preservar y adecuar la Fiesta de la Vendimia.

Por el contrario, es con ingenio, talento y renovación. Así -afirma- es como se le dará impulso a un festejo que tiene que ser coherente con el Siglo XXI y con el futuro de una de las grandes capitales del vino. Para este intendente, el Estado moderno debe tender a evitar discriminaciones y estereotipos.

Para concluir, pido al lector me disculpe por no haber usado la palabra "paradigma" a la hora de designar a lo que se quiere cambiar. Esa palabreja me cae mal, la encuentro agrandada, ideal para charletas, falsa. Casi como las coronas reales que quiere rifar el que te jedi de Guaymallén.