Es difícil que se comprenda que es uno mismo el que tiene que cuidarse, sin estar esperando a que sea el Gobierno el que asuma ese rol.

Te puede interesar...

Las autoridades apenas tienen herramientas de mayor o menor restricción y una relativa capacidad de control pero no mucho más para protegernos. Al Estado le asiste el monopolio de la fuerza, aunque escapa a sus posibilidades ejercerla cuando se relaja el acatamiento de las disposiciones de manera colectiva.

La excepción es más fácil detectarla y sancionarla, las situaciones generalizadas no están al alcance de las instituciones de control. Cuando observamos en espacios de concentración de gente que buena parte de los presentes incumple con las conductas básicas de prevención, se están dando pasos gigantescos hacia el abismo. La batalla contra el virus se está perdiendo y todo indica que lo peor está por venir.

Difícil decisión tiene por delante Rodolfo Suarez, cuando se va agotando la capacidad de contención del sistema de salud y la dotación de personal y especialistas de terapia intensiva están al límite.

Se ha reforzado la inversión en la lucha contra la pandemia, se ha hecho una reingeniería en los principales efectores, han llegado insumos y equipamiento de la Nación, pero todo resultará insuficiente si no frenamos la aceleración de la curva de contagios.

No son pocos los que piden a gritos volver a la Fase 1. Desde el sector de la Salud se escuchan las voces más críticas al manejo de la pandemia. Mientras, desde la mayoría de las actividades económicas advierten que no se puede volver atrás. Por su parte la Nación presiona y apunta con el dedo a la provincia de Mendoza por el crecimiento de los contagios y la posibilidad de colapso del sistema.

Compleja decisión para un gobierno que siempre apeló a armonizar la salud con la economía, con el propósito de evitar los daños colaterales que ocasionan las prohibiciones. La apelación ha sido -una vez terminado el confinamiento obligatorio- el aislamiento voluntario, la mínima circulación y el distanciamiento social. Hoy, a juzgar por los resultados, se requiere un replanteo de las estrategias.

La duda es si se podrá evitar el aislamiento obligatorio con campañas de concientización, mayores controles, sanciones efectivas, rigor en el cumplimiento de los protocolos, prohibiciones puntuales, testeos masivos, entre otras medidas. Mientras, parte del gabinete de Suarez padece el coronavirus.

El referente de la Asociación de Clínicas de Mendoza, Juan Carlos Cruz, hizo hincapié por radio Nihuil que en los primeros cuatro días de septiembre, con dos mil nuevos casos, la curva de contagios se ha disparado y, en relación, la tasa de recuperados es muy baja. También apuntó que en el subsector privado la tasa de ocupación de camas críticas ya está en el 90 por ciento.

El vino goza de buena salud

Las buenas noticias llegan de la mano del consumo de vino que sigue en aumento. Las últimas novedades indican que el mercado interno continúa creciendo. Según el Laboratorio Estadístico del INV, en la comparación de julio contra julio, la suba es del 22 por ciento, y en los primeros siete meses de este año, comparado con 2019, el incremento ha sido casi del 10 por ciento.

El presidente del instituto, Martín Hinojosa, remarcó en el diálogo que mantuvimos en el programa Rumbo Directo de Radio Nihuil, que hay que remontarse siete años para encontrar esos valores de consumo después de la caída sostenida de los últimos tiempos. La mayor permanencia en el hogar explica en parte el aumento, aunque la curva positiva se venía experimentando unos meses antes de la pandemia. Y en los negocios de cercanía los precios suelen ser más accesibles al bolsillo.

En cuanto a tendencias, Hinojosa señaló que 15 bodegas ya están trabajando en la lata para innovar en los envases y acercarse a los hábitos de la franja juvenil, particularmente en espacios de esparcimiento. Se trata de ir sumando distintos segmentos, para lo cual la estrategia debe ser adecuar lo que se ofrece a los consumidores.

Por otro lado, el titular del INV celebró los fondos que aportará la Nación para la lucha contra la Lobesia Botrana por las gestiones realizadas junto a la senadora Anabel Fernández Sagasti. Puntualizó que para la Provincia se han dispuesto 254 millones de pesos frente a los 40 millones del año pasado, es decir, seis veces más. En ese sentido rechazó las críticas por el dinero que recibirá San Juan, ya que la provincia vecina aumenta su participación en términos porcentuales. "La plaga no tiene fronteras ni pasaporte", remató.

A brindar por la Economía 4.0

Para proyectar el futuro con pasos positivos, es importante entender que falta menos de una década para que la denominada "economía del conocimiento" pase a ser la primera fuente de ingresos del país, por encima del agro. Se trata de un sector que en Mendoza tiene un ecosistema favorable por la calidad de sus universidades y los profesionales dedicados a estas actividades ligadas al desarrollo del software, a la producción audiovisual, al diseño, a la arquitectura, a la ingeniería, a la producción biotecnológica, y a todo lo que conlleva el talento humano y su capacitación técnica.

Conversar con uno de los principales referentes en la materia, Carlos Pallotti, impulsor del Foro Mendoza TEC, que se realizará de manera virtual del 9 al 11 de septiembre, nos ofrece la perspectiva de que la Provincia tiene un gran potencial como lugar preferente en Argentina y en el mundo para el desarrollo de la economía del conocimiento. Ya las empresas de este sector son las más valiosas del país, algunas de las cuales también se encuentran localizadas aquí, aprovechando las ventajas de los talentos y la educación local. El año pasado se crearon mil puestos de trabajo directos, a contramano de la caída generalizada del empleo.

Pallotti, nos remarcó que si bien Mendoza tiene buena disponibilidad de comunicación troncal en determinados sitios como el Parque TIC de Godoy Cruz, o algunas zonas donde hay concentración de empresas, como es el caso de San Rafael, todavía existe un déficit en la capilaridad de cómo llega internet a las viviendas, un problema que se acentúa con el teletrabajo y la teleeducación. A diferencia de otras zonas del país, Mendoza tiene una baja conectividad doméstica y necesita más ancho de banda. La situación obedece a políticas nacionales, que además de otros servicios esenciales debe atender estas inversiones necesarias. Sin embargo, esa falencia no ha invalidado el que nuestra provincia sea una de las que ha alcanzado un mayor polo de desarrollo en lo ligado a la economía del conocimiento, explicó el especialista.

Entre tanta angustia e incertidumbre, es saludable darse un baño de positividad teniendo en cuenta a esas actividades innovadoras que presentan una buena salida del estancamiento que sufre Mendoza.