Mundo Lunes, 30 de abril de 2018

Una mujer argentina fue violada por una patota chilena

La chica de 28 años fue abordada en una estación de subte próxima al Estadio Nacional de Santiago.

Una joven argentina de 28 años, radicada en Chile junto a su marido, fue hospitalizada con diagnóstico reservado en la capital transandina tras haber sido asaltada, violada y herida por una patota, a la que los medios de prensa bautizaron como "La manada chilena".

La chica fue abordada en una estación de subte cercana al Estadio Nacional de Santiago, poco después de terminado el partido entre Universidad de Chile-Universidad de Concepción (1-2), por la undécima jornada de la liga chilena.

Testimonios coincidentes indican que todos los miembros del grupo agresor lucían camisetas de Universidad de Chile.

Los sujetos redujeron a la chica y la llevaron hasta un parque cercano, donde la golpearon brutalmente y tres de ellos la violaron, además de robarle el dinero, los documentos y el teléfono celular.

La víctima deambuló por calles de Santiago hasta que finalmente pudo llegar a su casa en la madrugada de este lunes. Luego el esposo la llevó al hospital, donde quedó internada.

Lisette Dubreuil Araneda, de la Comisaría de Delitos Sexuales de Carabineros, a cargo de la investigación, dijo que la chica argentina "manifestó que al momento de descender del Metro Ñuble y dirigirse a su domicilio se ve rodeada por un grupo de individuos de un grupo determinado de equipo de fútbol".

"Ella se encuentra hospitalizada, con lesiones de carácter reservado", precisó la oficial.

Según trascendió, las cámaras de seguridad de la zona habrían registrado el momento en que cinco sujetos vestidos con camisetas de la Universidad de Chile y armados con cuchillos redujeron a la joven.

Los medios de prensa trasandinos calificaron a los atacantes como "La manada chilena", al compararlo el caso con el ocurrido en España, donde una mujer fue violada por cinco sujetos durante las fiestas de San Fermín.

Hace pocos días, la justicia española los condenó por abuso sexual y no por violación, desatando una ola de protestas en todo el país y otros lugares del mundo.