Diario Uno Mundo

Cuando dos hermanas nacieron, una de ellas estaba destinada a morir, hasta que una intervención milagrosa las salvó a ambas.

Un final de cuento

Por UNO

Cuando nacieron Haimanot y Tigist Damtew, gemelas, una de ellas estaba destinada a morir. Demekech, su madre, carecía de recursos para alimentarlas a ambas. Carmela Green-Abate, fundadora de la ya desaparecida ONG Gemini Trust, supo del nacimiento de las pequeñas y decidió hacerse cargo de su manutención y educación.

Las hermanas Damtew crecieron sanas, fueron al colegio y gracias a Carmela pudieron aprender bien el inglés que tan útil les sería en el futuro. Querían estudiar informática, pero otra persona que sería clave en sus vidas estaba a punto de cruzarse en su camino: Deborah, una australiana que vivía en Adís Abeba y colaboraba con Gemini Trust, observó que tenían habilidades manuales y buen gusto, así que decidió enseñarles a manejar las herramientas necesarias para diseñar joyas.

Seguir leyendo

Se hicieron rápidamente con la técnica y pronto descubrieron que sus diseños eran muy creativos. A los pocos meses empezaron a vender sus collares en casas particulares y en reuniones de amigos en cafeterías. El siguiente paso fue hacerse un hueco en el “mercadillo de las ONG” de Adís Abeba, un área comercial frecuentada por europeos y americanos que se volvían locos con sus collares. Vendían todo lo que diseñaban así que se dedicaron día y noche a producir más obras.

Confiadas en el gran potencial de trabajo, se asociaron al Ethiopian Women Exporters’ Association. En poco tiempo, fueron seleccionadas como modelos de pequeñas empresarias para representar a Etiopía en ferias internacionales de mujeres emprendedoras. Ya en 2009, fueron elegidas para ir a la feria de artesanía SIAO Handcraft Trade Fair Artists en Burkina Faso. Ese mismo año también las patrocinaron para viajar al Bead Merchant of Africa en Sudáfrica. Allí aprendieron a diseñar con otro tipo de materiales que no tenían en Etiopía y asistieron a talleres de técnicas de ventas y marketing.

En 2010 viajaron a Ghana, y después sus joyas y su entusiasmo las llevarón a India, Méjico… Su último destino ha sido la Exhibition Ethiopian Jewellery en el Goethe Institut de Dar Es Salaam, en Tanzania, en 2013. Una exposición que les propuso alguien que las había descubierto a través de su página de Facebook, H&T Designs.

En sus viajes aprovecharon para comprar cuentas y piezas originales de cada país que combinaron después con las que adquirían localmente y creando así diseños únicos en Etiopía. Muchas de sus compradoras son extranjeras que después venden sus complementos en establecimientos de medio mundo. Hoy pueden encontrarse diseños de Tigist y Haimanot en Australia, Francia, Estados Unidos o Reino Unido.

En agosto, Tigist tiene pensado mudarse a Alemania para abrir una tienda allí y gestionar el negocio de la firma on line. Al despedirnos, Haimanot me contaba que habían luchado mucho pero que sabían que el esfuerzo no siempre es suficiente para cumplir sueños… “Our dream is now our world. We are lucky and thankful”. 

 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed