Mundo Sábado, 8 de septiembre de 2018

Trump pide el nombre del funcionario que escribió en su contra

A la ira por una columna de opinión sin firma el presidente sumó su malestar por la divulgación de extractos de un libro en el que lo describen como un incapaz.

Fargo, Estados Unidos. Donald Trump no logra despegar después de revelaciones sobre un supuesto caos en la Casa Blanca, y ahora quiere que la Justicia investigue al funcionario de alto rango, que bajo anonimato, denunció su incompetencia y dice pertenecer a una "resistencia" silenciosa dentro del gobierno.

El presidente estadounidense acaba de sufrir una doble afrenta con la publicación, en un intervalo de 24 horas, de una columna de opinión en el The New York Times y los extractos de un libro también devastador del célebre periodista Bob Woodward, uno de los reporteros que destaparon el caso Watergate, que precipitó la caída de Richard Nixon.

Los dos textos lo describen como un hombre incapaz de entender los retos de la presidencia y contenido por sus colaboradores para evitar un desastre.

"Diría que el secretario de Justicia) Jeff Sessions) debería estar investigando quién fue el autor de ese artículo porque realmente creo que es un tema de seguridad nacional", dijo ayer Trump a periodistas durante un viaje en el avión presidencial Air Force One, de Montana a Dakota del Norte.

Artimañas

En un Twitter matinal el presidente escribió desde Montana que (el libro de Bob Woodward es un fraude".

"Yo no hablo de la forma en que soy citado. Si ese fuera el caso, yo no habría sido elegido presidente", escribió el mandatario, acusando a Woodward de utilizar en su libro "todas las artimañas posibles para degradar y despreciar".

La duda sobre la veracidad de las citas reportadas por este último es obviamente un debate crucial para evaluar la credibilidad del libro.

En las páginas del texto, por ejemplo, el secretario general de la Casa Blanca, John Kelly, describe al presidente septuagenario como un "idiota", y dice que es "inútil tratar de convencerlo de algo".

Trump tomó un ejemplo concreto del trabajo de Woodward para descalificarlo. A principios de esta semana, dijo que nunca había descripto a su secretario de Justicia, Jeff Sessions, de "retrasado y estúpido del Sur", como señala el libro. Además, dijo que nunca había usado la palabra "retrasado" contra nadie.

Sin embargo, varias grabaciones lo contradijeron rápidamente, demostrando que sí había empleado el término en el pasado, en especial para describir a un periodista que había puesto en duda su talento como empresario.