Mundo Viernes, 28 de abril de 2017

Trump minimizó la posible paralización de su gobierno y responsabilizó a los demócratas

No le importa nada. Picante declaración a sólo dos días de la fecha límite para que el Congreso llegue a un acuerdo para evitar el despido temporal de los empleados federales.

A sólo dos días de la fecha límite para que el Congreso llegue a un acuerdo para evitar el despido temporal de los empleados federales, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, minimizó la severidad de una posible paralización del Gobierno y responsabilizó a los representantes demócratas si el gobierno federal llegara a quedarse sin fondos. "Veremos que pasa. Si hay una paralización, hay una paralización", dijo Trump en una entrevista concedida a la agencia Reuters, apenas unas horas antes de que venza el plazo para aprobar un proyecto de ley que financie al Gobierno para evitar enfrentar una paralización, lo que llevaría al despido temporal de cientos de miles de empleados federales.

El Congreso tiene plazo hasta las 12.01 de mañana sábado (hora del Este) (1 de la madrugada argentina) para aprobar el proyecto.

Los republicanos presentaron el miércoles el proyecto de ley para financiar las operaciones gubernamentales en los niveles actuales por una semana más, lo que les daría tiempo para concluir las negociaciones con los demócratas sobre un plan para el resto del año fiscal que finaliza el 30 de septiembre.

Trump afirmó que una paralización sería una "cosa muy negativa", pero que su Gobierno está preparado de ser necesario.

El republicano también defendió el plan de reforma fiscal ante las críticas de que aumentaría el déficit de Estados Unidos, y dijo que unos mejores acuerdos comerciales y un mayor crecimiento económico compensarán los costos.

"Vamos a hacer acuerdos comerciales que van a compensar una cantidad enorme del déficit, acuerdos que van a ser mucho mejores", sostuvo el presidente estadounidense.

Trump se refirió también al tratado de libre comercio con Corea del Sur y anticipó que renegociará o abandonará lo que calificó como un "horrible" acuerdo y dijo que Seúl debería pagar por un sistema antimisiles estadounidense que costó 1.000 millones de dólares.

El mandatario sostuvo que ese acuerdo comercial de cinco años con Seúl es "inaceptable" y que buscará renegociarlo luego de que su Gobierno complete una reforma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA por su sigla en inglés) con Canadá y México.

Trump culpó por el acuerdo comercial entre su país y Corea del Sur, conocido como KORUS, a su rival electoral, la candidata presidencial demócrata Hillary Clinton, quien como secretaria de Estado promovió la versión final del pacto antes de su aprobación por el Congreso en el 2011.

"Es inaceptable, es un acuerdo horrible hecho por Hillary", dijo el mandatario republicano. "Es un acuerdo horrible, y vamos a renegociarlo o terminarlo", agregó.

Cuando se le preguntó cuándo anunciaría su intención de renegociar el pacto, Trump dijo: "Muy pronto. Lo estoy anunciando ahora".

Trump dijo que el plan de defensa que su país despliega en Corea del Sur para defenderse de un posible ataque con misiles de Corea del Norte, costaría alrededor de 1.000 millones de dólares y cuestionó por qué Washington estaba pagando por él.

En otra entrevista concedida al diario The Washington Post, el Presidente reveló que dio marcha atrás en su intención de salir del NAFTA -anuncio que iba a coincidir con sus primeros cien días de gobierno mañana sábado- y que después de hablar con su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto, y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, optó por renegociar.

"Estaba todo listo para terminar (el NAFTA). Esperaba hacerlo. Iba a hacerlo", reveló Trump. "Él -Peña Nieto- me dijo, 'agradecería mucho si pudiésemos renegociar en lugar de terminar, porque terminar deja muchas cosas en marcha que podrían ser bastante devastadoras para mucha gente'", explicó Trump antes de asegurar que "la renegociación empieza hoy".

El mandatario advirtió, no obstante, que si es "incapaz de alcanzar un acuerdo justo para EEUU, es decir justo para los trabajadores y empresas, entonces sí finalizará el NAFTA".

The Washington Post informó también que Trump se encontró con la oposición miembros de su propio gobierno y que los secretarios de Comercio y Agricultura, Wilbur Ross y Sonny Perdue, le advirtieron del perjuicio que supondría la salida abrupta del NAFTA para las regiones agrícolas e industriales que votaron por él en masa en las presidenciales de noviembre.

Por tal motivo, el mandatario cambió su discurso y admitió que retirar a EEUU del NAFTA sería "un golpe bastante grande para el sistema".

Fuente: Reuters vía Télam.

Más noticias