Mundo Jueves, 15 de noviembre de 2018

Theresa May defiende el acuerdo logrado ante un Reino Unido dividido

La jefa del gobierno británico, Theresa May, logró, contra las expectativas de muchos, que su dividido consejo de ministros aprobase el controvertido acuerdo de Brexit alcanzado con Bruselas, que costó dos años de negociaciones y recibió duras críticas en el parlamento.

La noche había caído en Londres, cuando una sonriente Theresa May salió por la célebre puerta del número 10 de Downing Street, donde se encuentran sus oficinas, al término de una frenética reunión de cinco horas.

"La decisión colectiva del gabinete es que el gobierno debe apoyar el proyecto de acuerdo", dijo. "Esta es una etapa decisiva que nos permite seguir adelante y finalizar el acuerdo en los próximos días".

El texto debe aún ser aprobado por los líderes de los otros 27 países de la Unión Europea. Por la mañana, el primer ministro irlandés Leo Varadkar había afirmando que si el documento obtenía el aval del ejecutivo británico "probablemente haya un consejo europeo el 25 de noviembre".

Unos cien manifestantes convocados por grupos probrexit se habían reunido horas antes a las puertas de Downing Street para pedir a los ministros que rechazasen lo que consideran una "traición" al espíritu del Brexit, previsto para el próximo 29 de marzo.

"Solo queremos irnos, pero no nos escuchan", dijo a la AFP un manifestante de 70 años que no quiso dar su nombre. "Quieren que votemos otra vez, lo que nos convertiría en un hazmerreír", agregó en referencia a la petición de los activistas proeuropeos para un nuevo referéndum.

"Sé que nos esperan días difíciles", afirmó May en referencia a la avalancha de críticas tanto de los defensores de un Brexit duro como de los partidarios de permanecer en la UE.

Más noticias